La Audiencia tumba la investigación sobre la compra de un piso por los suegros de Cámara

Miguel A. Cámara./G. C. / AGM
Miguel A. Cámara. / G. C. / AGM

El tribunal asesta un varapalo al juez de 'Umbra' por abrir una causa «con trazos de generalidad intolerable»

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

El 'caso Baños y Mendigo', una de las piezas separadas de la macrocausa de corrupción conocida como 'Umbra', acaba de recibir eterna sepultura por parte de la Audiencia Provincial de Murcia. Los magistrados de la Sección Segunda han ordenado el sobreseimiento de estas diligencias, que se abrieron en 2006 para investigar si familiares del entonces alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, pudieron enriquecerse con la venta de unos terrenos en la pedanía de Baños y Mendigo. En concreto, se sospechaba que esa operación podía esconder supuestos regalos o dádivas al regidor a través de sus suegros, que eran los propietarios de la reseñada parcela.

Esa investigación se amplió posteriormente a la adquisición de un ático en la pedanía de Churra, también por parte de los suegros de Cámara, que no pudieron demostrar que habían abonado 125.000 euros del precio de esa vivienda. Una circunstancia que también llevó al juez de 'Umbra', David Castillejos, a sospechar que podía esconder una recompensa al alcalde por un presunto trato de favor a la promotora, debido a que el Ayuntamiento habría dejado de perseguir una aparente irregularidad urbanística cometida por la empresa.

El magistrado Castillejos reconoció en un auto, publicado ayer por 'La Verdad', que las gestiones realizadas sobre la compraventa de los terrenos de Baños y Mendigo habían descartado la existencia de delito, por lo que solo cabía archivar esa parte. Sin embargo, en la misma resolución ordenaba seguir investigando lo referente a la compra del ático de Churra, y requería a la promotora para que demostrara que había cobrado esos 125.000 euros.

El tribunal reprocha al instructor que en su auto ni siquiera «explica cuál es la razón de que tengan que justificar ese pago, ni qué indicios de ilícito penal hay»

«Carácter prospectivo»

Mariano Bó, abogado de los suegros del exalcalde, denunció ante la Audiencia Provincial que el juez no se estaba limitando a investigar unos hechos definidos y contra unos sospechosos concretos, sino que en realidad había acabado abriendo «una causa generalista y de carácter prospectivo». Esto es, que se habría puesto a investigar cualquier operación mercantil en la que hubieran estado envueltas algunas personas del ámbito familiar más cercano a Cámara, con el fin de determinar si ello escondía una vía para el enriquecimiento ilícito.

Ahora, en una resolución que acaba de notificar la Audiencia Provincial, los magistrados de este órgano otorgan la razón al letrado y aseguran que el juez Castillejos, en su auto, ni siquiera «explica cuál es la razón de que tengan que justificar ese pago (de 125.000 euros) en efectivo, ni qué indicios de ilícito penal pueden haberse cometido». Y añade que si bien en un principio se definieron los límites de esta causa, centrados en la venta de los terrenos de Baños y Mendigo, en este momento «no se concreta por qué razón se ordena la diligencia de justificación de un pago en efectivo, sin apreciar y explicar qué tiene que ver con la situación patrimonial del otro investigado».

De ahí que, tras advertir de que «hay que rechazar imputaciones que contengan trazos de generalidad intolerable», ordene el archivo de esta rama del 'caso Umbra', aunque con carácter provisional. Ello significa que podría ser reabierto si aparecieran en un futuro nuevos datos incriminatorios.

El abogado de la defensa, Mariano Bó, expresó ayer su satisfacción y la de sus clientes por el sentido de la resolución de la Audiencia Provincial, «ya que ha dejado claro que no puede darse una 'inquisitio generalis' contra una persona, como desde esta parte habíamos venido manteniendo de manera reiterada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos