La Audiencia obliga a regresar a su país a la rumana que retiene a su hija en La Manga

La mujer alegó que sufría malos tratos y una juez le ofreció una orden de protección, pero la Sala afirma que no se prueba un riesgo para la menor

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

La Audiencia Provincial ha confirmado recientemente la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 9 de Murcia que ordena a una mujer rumana, acusada por su exmarido de retener a la hija de ambos en La Manga del Mar Menor, a devolver inmediatamente a la niña a su país de origen. Tal y como publicó 'La Verdad', esta mujer, policía de profesión, alegó, en la vista, que había sido víctima de malos tratos por parte de su expareja, pero que las denuncias se habían archivado por las «influencias» de este.

El juzgado civil no apreció un riesgo sobre la menor que justificase la medida adoptada por la mujer y la obligó a regresar a su país con la pequeña. Semanas después, sin embargo, la titular del Juzgado de Violencia sobre la mujer número 1 de Cartagena dictó un auto en el que apreció la existencia de un «riesgo» para la madre, a raíz de la denuncia que esta presentó contra su exmarido -y padre de la pequeña- por supuestos malos tratos. Tras escucharla en declaración, la juez impuso a su exesposo una orden de alejamiento.

La Audiencia, que desestima el recurso de la mujer, asegura que esta no ha conseguido acreditar la existencia de un grave riesgo físico o psíquico de la menor que justifique su traslado a España y su separación de su padre. «Los documentos judiciales aportados refieren la existencia de un evidente conflicto personal entre uno y otro progenitor con recíprocas insinuaciones y reproches», subraya la Audiencia, «pero en modo alguno esos datos permiten fundamentar con éxito que esa situación sea determinante de que el retorno de la menor a Rumanía la exponga a un grave riesgo físico o psíquico».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos