«Ataque inaceptable a nuestro proyecto común» en Cataluña

El presidente del TSJ (c) con los profesionales que recibieron reconocimientos. / N. García / AGM

El presidente del TSJ recalca que «jueces y magistrados cumplen con su misión de garantizar el respeto al Estado de Derecho»

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

La «grave crisis institucional» que atraviesa Cataluña, y que llegará a su culmen mañana, planeó sobre el acto de apertura del año judicial, que este año tuvo Caravaca de la Cruz como telón de fondo. El presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia, Miguel Pasqual del Riquelme, aludió, en las primeras palabras de su discurso al desafío secesionista con un mensaje contundente. «Al margen de la ley, no hay libertad ni democracia», subrayó. «Desobedecerla supone un ataque inaceptable a nuestro proyecto común de convivencia, del que la ley, como síntesis consensuada de compromisos y renuncias, es su máxima expresión».

El presidente de los jueces murcianos incidió en que «una vez más, cuando otras instancias han fallado, jueces y magistrados están cumpliendo con su misión constitucional de garantizar (...) el respeto al Estado de Derecho». Este, concluyó, «fracasará el día en el que una sola decisión judicial quede convertida en papel mojado».

El acto reunió, en el Consistorio caravaqueño, a los máximos representantes del poder judicial y legislativo regional. El presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, hizo suyas algunas de las reivindicaciones de la judicatura y reclamó mayores medios para la Región. Al encuentro también asistió la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver; el delegado del Gobierno, Antonio Sánchez-Solís, y José Moreno, alcalde del municipio anfitrión, entre otras autoridades.

Fotos

Vídeos