La Asamblea pide al Gobierno regional una estrategia para luchar contra la trata de mujeres y menores

El Pleno de la Asamblea Regional durante una de las votaciones realizadas este jueves./Antonio Gil / AGM
El Pleno de la Asamblea Regional durante una de las votaciones realizadas este jueves. / Antonio Gil / AGM

La diputada socialista Isabel Casalduero advierte de la proximidad de este problema y de que los principales clientes de las mafias son jóvenes

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

La Asamblea Regional pedirá a la Comunidad Autónoma que ponga en marcha una estrategia para la lucha contra la trata de mujeres y menores con fines de explotación sexual que, entre otros objetivos, sensibilice a la población sobre la proximidad de este fenómeno creciente y promueva mecanismos de detección, protección y asistencia a las víctimas.

El pleno del Parlamento murciano aprobó por unanimidad este jueves una moción del Grupo Socialista para que el Consejo de Gobierno adopte medidas de carácter social para luchar contra la trata de mujeres y de menores que sufren explotación sexual. La diputada Isabel Casalduero destacó la proximidad de este problema recordando el calvario sufrido por las mujeres, muchas de ellas menores, explotadas sexualmente en Torre Pacheco por redes mafiosas, como descubrió la Policía Nacional en una operación que acabó hace quince días con trece detenidos.

Además, la diputada subrayó que algunas de las estadísticas existentes sobre este problema identifican a jóvenes de entre 18 y 20 años como principales clientes de negocios explotados por mafias que explotan sexualmente a mujeres. Para tener mayor conocimiento de la situación real, la medida aprobada por la Asamblea propone desarrollar mecanismos de información, investigación y estudios que permitan realizar un análisis exhaustivo de las causas, modalidades, tendencias y consecuencia de la trata de mujeres con fines sexuales. El objetivo es disponer de recursos para sensibilizar a la sociedad.

«Este problema se aborda como un asunto de extranjería, cuando en realidad debemos abordarlo como un problema de derechos humanos. Las víctimas atraviesan un auténtico calvario, porque son engañadas y vejadas, suelen contraer enfermedades y sufren daños físicos. Muchas de ellas no logran salir de ese mundo y caen en el alcohol y las drogas», subrayó Casalduero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos