Artal y Gómez piden la repetición de las votaciones en las urnas anuladas

En la Universidad de Murcia consideran que el resultado electoral no se vería alterado si se contaran los votos que fueron invalidados

F. C.MURCIA

Como ya había dejado entrever, el catedrático de Óptica Pablo Artal, que concurrió el martes como candidato a la primera vuelta de las elecciones a rector de la Universidad de Murcia, presentó ayer una reclamación a la Junta Electoral por la anulación de cinco urnas en cuatro de las mesas más potentes de la UMU. Artal solicitó la repetición de las votaciones en dichas mesas, ya que a su juicio «parece justo no privar a esos votantes de sus derechos». El catedrático de Óptica quiere demostrar que estos eran sitios donde su candidatura «había ganado».

Asimismo, el aspirante José Antonio Gómez también presentó su correspondiente recurso, indicando que este tiene un carácter meramente testimonial, ya que una modificación del escrutinio de estas mesas no supondrá un cambio en los resultados generales finales.

Numerosas incidencias provocaron la anulación de dichas urnas: las del Grupo A y la de estudiantes de Veterinaria, la de los alumnos de una de las cuatro mesas de Medicina, y los grupos A de Letras (en la mesa B) y Educación (mesa A). La Junta Electoral se reafirmó el miércoles en su decisión de anularlas porque, según los cálculos realizados, «aunque los votos se incluyeran en el recuento, el resultado no se vería alterado». En la Universidad de Murcia se han realizado varias simulaciones sobre los diferentes escenarios que se presentarían, y la conclusión es que los resultados de la primera vuelta no habrían variado contando los votos de las urnas anuladas.

Las incidencias, insistieron ayer en la UMU, se produjeron en mesas donde los votantes introdujeron su papeleta en urnas que no correspondían, ya fuera por despiste, mala fe o por la desatención de los miembros de la mesa que debían vigilar el proceso. «Realizaremos un informe para analizar los fallos y depurar posibles responsabilidades», manifestó ayer el secretario general de la UMU.

Las explicaciones no convencieron a buena parte de la comunidad universitaria ni al propio catedrático Pablo Artal, que ya se mostraba ayer indignado por el procedimiento. «Me parece alucinante que la Universidad no sea capaz de ordenar unas elecciones. Se han visto actitudes extrañas durante toda la campaña, y el recuento de ayer [miércoles] fue otra más. Me resulta muy extraño que sea tan sencillo anular el voto de una mesa completa, como Veterinaria, donde ganábamos por mayoría. Es como jugar el partido con un pie atado», apostilló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos