Dos arrestados en Cartagena por traer a argelinos en pateras

Uno de los detenidos (señalado dentro de un círculo), junto a varios de los tripulantes de una de las pateras. / Policía Nacional

Escondían a los 'sin papeles' antes de iniciar el viaje y les aleccionaban por si eran sorprendidos; están acusados de formar parte de una red de tráfico de personas

LA VERDADMURCIA

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Cartagena a dos personas como presuntos responsables de introducir en las costas murcianas, a bordo de pateras, a inmigrantes, tanto mayores como menores de edad. A ambos 'pateristas' se les imputa un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y amenazas.

Estas personas eran las encargadas de esconder a los inmigrantes que llegaban a Argelia desde distintos pueblos durante las horas o días previos a la salida hacia aguas europeas, según informaron fuentes de la Policía Nacional.

Los detenidos, además, son los patrones de la embarcación y, antes de cada viaje, aleccionaban e instruían a las personas que transportan sobre la forma en la que debían comportarse si eran detectados por la Policía española. Igualmente, amenazaban de muerte no solo a los inmigrantes, sino también a sus familiares en caso de que llegaran a colaborar con las autoridades del país de destino.

Aquellos que quieren llegar a territorio español se ven obligados a pagar entre 600 y 1.000 euros

Los arrestados son dos varones de nacionalidad argelina, de 26 y 40 años de edad, que forman parte de una organización internacional dedicada al tráfico de seres humanos, según informó la Policía.

Estos grupos organizados se dedican a introducir ilegalmente inmigrantes en territorio europeo. Sus principales clientes son ciudadanos de nacionalidad argelina residentes en pequeños pueblos de la provincia de Chlef.

En lanchas de recreo

Durante el presente año han llegado a las playas de Cartagena un total de 39 pateras. El total de pasajeros que viajaban en ellas es de más de trescientos ciudadanos extranjeros, entre ellos tres mujeres. Además, tras la realización de diversas pruebas oseométricas, más de una treinta de ellos resultaron ser menores de edad.

Los inmigrantes que suelen viajar en este tipo de embarcaciones son captados en sus pueblos, principalmente en zonas pesqueras y rurales. Aquellos que quieren llegar a territorio español se ven obligados a pagar una cantidad de entre seiscientos y mil euros.

Las embarcaciones que emplean para el traslado son lanchas de recreo de pocos metros de eslora, tanto neumática como de fibra. Estas barcas tienen capacidad para cuatro o cinco personas, aunque suelen viajar en ellas más de quince personas. Además, recorren unas distancias de unos 250 kilómetros y en condiciones adversas en algunos casos.

Por supuesto, para esta travesía los patrones no les proporcionan ningún tipo de material de seguridad o chaleco salvavidas. Por si fuera poco, destaca la Policía, en algunos de los casos estos inmigrantes ni siquiera saben nadar, por lo que muchos corren un riesgo mayor en caso de naufragio.

Fotos

Vídeos