Archivan la querella por una presunta estafa a agricultores en la compra de fruta

EFEMURCIA

La Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso que unos agricultores de Pliego y Mula presentaron para tratar de revocar un auto, dictado por un juzgado de instrucción de esta última población, por el que no se admitió a trámite una querella por estafa y apropiación indebida. La denuncia había sido interpuesta por los mencionados agricultores contra dos socios de una empresa que les compró su producción de fruta.

El juzgado de Instrucción de Mula, en la resolución que ahora se ha visto confirmada por la Audiencia Provincial, no admitió la querella al entender que los hechos recogidos en la misma no eran constitutivos de una estafa, como se atribuía a los socios de la firma I.F.

Por el contrario, los querellantes insistían en que habían sido víctimas de un engaño, ya que los compradores de sus frutas les ofrecieron unos precios por la mercancía y luego no atendieron al compromiso adquirido.

En su escrito de querella, los aparentes afectados por la maniobra de la compañía añadían que se vieron sorprendidos, ya en septiembre de 2016, cuando la empresa les entregó una liquidación que no se correspondía con la que habían pactado. Los compradores alegaron que su empresa había sufrido reclamaciones de los clientes en nueve de cada diez envíos.

Los agricultores mostraron su estupor por tales hechos, porque en ninguno de los contactos mantenidos con los responsables de la sociedad se les había advertido de que hubieran existido esas reclamaciones, como tampoco queja alguna de los compradores finales de la fruta.

Los apelantes alegaron en el recurso que el juzgado, al menos, debía llamarles a declarar para, de esa forma, poder ilustrar al instructor acerca del modo de operar de los querellados.

Al desestimar el recurso, la Sala dice que para que exista un delito de estafa es preciso que el engaño sea previo o simultáneo al desplazamiento patrimonial y, en este caso, habría sido posterior, una vez suscrito el contrato y entregada la fruta.

Y concluye que los querellantes pueden acudir a la vía civil para reclamar sus derechos. De tal forma que si, por tal iniciativa legal, se desprenden datos que apuntan a la comisión del delito de apropiación indebida, «se abriría el procedimiento penal para exigir responsabilidades».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos