La 'araña' finlandesa extraerá 500 metros cúbicos de fango de las playas del Mar Menor

La máquina finlandesa comenzó ayer su labor en la playa de Carrión, en Los Alcázares./Antonio Gil / AGM
La máquina finlandesa comenzó ayer su labor en la playa de Carrión, en Los Alcázares. / Antonio Gil / AGM

Los técnicos aplican por primera vez en la laguna salada una sustancia química que separa los diferentes sedimentos instalados en el fondo

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

Unos 500 metros cúbicos de fango esperan a ser extraídos de la orilla del Mar Menor en la primera fase de limpieza de fondos. Una cantidad equivalente a unos 50 contenedores de obra de tamaño grande llenos de lodos mezclados con sólidos diversos que arrastraron las riadas o que se han descompuesto por el estancamiento, es lo que calculan los técnicos que hace falta sacar del fondo marino para contribuir a que la maltrecha laguna salada recupere su equilibrio. Es solo un primer plan de choque, ya que hay más depósitos de limos que enturbian el agua en la costa del Mar Menor.

Los ensayos para la extracción de lodos en la orilla del Mar Menor comenzaron ayer en la playa Carrión de Los Alcázares con una elevada expectación por parte de vecinos y responsables políticos. «Lo esperábamos desde hace mucho tiempo», señaló la concejal de Turismo de Los Alcázares, Maite Olmos. Técnicos, ediles de los municipios costeros y responsables de la Comunidad Autónoma asistieron a la primera sesión de trabajo de la 'araña' finlandesa, llamada en realidad Watermaster, una draga flotante que succiona los fangos del fondo marino sin posarse en el fondo y, por tanto, con un mínimo impacto en la turbidez de la laguna.

Ni siquiera el presidente regional, Fernando López Miras, quiso perderse en acción la maquinaria nórdica que, complementada con tecnología portuguesa, cuesta a la Comunidad 200 euros por cada hora de trabajo con el objetivo de eliminar la capa de sedimentos nocivos que se ha depositado en algunas playas por causas diversas: debido al arrastre de barros y todo tipo de sólidos en unas orillas, y a causa del freno a las corrientes naturales que han puesto en otras los elementos artificiales como dársenas deportivas, playas artificiales o espigones postizos.

La Comunidad gasta 200 euros por hora en los trabajos que desarrolla la máquina en la laguna en este primer plan de choque

Si el dispositivo funciona en la playa de Carrión, la Comunidad Autónoma lo exportará a las playas más críticas, donde los bañistas se quejan de pisar fango hasta las rodillas, como las de Los Urrutias y Los Nietos, ambas en Cartagena, ya que en la bahía pinatarense de Villananitos el plan es distinto debido al elevado volumen de fangos. Los técnicos creen que extraerlos causaría más opacidad en las aguas, de modo que probarán con el aporte de una capa superficial de arenas a modo de aglomerante. «Ya ha funcionado en Estrella de Mar», tal y como aseguró ayer el director de la Oficina de Impulso Socioeconómico de Medio Ambiente, Faustino Martínez.

«Ya sale clara»

La máquina succionadora tendrá que actuar junto al Club Náutico de Los Urrutias y a los lados del antiguo espigón para eliminar las arenas que han emergido a la superficie. En Los Nietos, por ejemplo, urge la limpieza del entorno del club náutico, donde el estancamiento de las aguas verdea desde hace años varios metros de orilla. La draga deberá emplearse a fondo en abrir de nuevo la corriente de agua bajo la vía de acceso al edificio. «Ya sale el agua clara», señalaba ayer el director general del Mar Menor, Antonio Luengo, al comprobar el retorno de agua que volvía a la laguna tras el proceso de purificación a que se someten los fangos que extrae la draga. A través de unas tuberías llegan hasta unas grandes bolsas negras extendidas sobre la arena, donde una sustancia química llamada Flucolante separa los sólidos en suspensión y deja correr el agua libre de turbidez. Este polímero utilizado habitualmente para clarificar el caudal de las piscinas, es la primera vez que se emplea en el Mar Menor. «Está testado en aguas potables y no vuelve al mar. Se queda con las arcillas dentro de las bolsas, que se llevarán en camiones a los vertederos», explica el director de la Oisma. Este plan de choque en las playas más fangosas requiere precisión y agilidad.

Antes de pasar a la acción, los técnicos del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida) han elaborado batimetrías de la costa con drones submarinos. Con los departamentos de Ecología y de Zoología y Antropología Física de la Universidad de Murcia, han localizado los depósitos de sedimentos y su efecto en la fauna marina.

Equilibrio «muy delicado»

López Miras recordó ayer que los niveles de transparencia en el Mar Menor se han duplicado con respecto al año pasado, con una transparencia que alcanza los 2,242 metros de profundidad, frente a los 1,17 metros que había en estas fechas en 2017. Además, recordó que el Presupuesto de la Comunidad de 2018 contempla 28 millones de euros en inversiones solo para llevar a cabo acciones de protección y recuperación de la laguna salada propuestas por el comité científico que asesora al Ejecutivo en esas labores. Las medidas que se han ido impulsando, insistió, «están dando sus frutos» y, aunque el Mar Menor continúa en un «equilibrio muy delicado», es un dato «objetivo» que «su situación hoy día es mejor» que hace un año.

Los trabajos que desarrolla la 'araña' son similares a los que se llevaron a cabo en su día en la Albufera de Valencia, ya que la maquinaria empleará un sistema de succión que permite extraer solo los lodos perjudiciales para la recuperación del fondo marino. Los sedimentos extraídos se almacenarán en un geotubo especial para su posterior depósito en un vertedero autorizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos