«Aprender ofimática fue determinante para que me contrataran»

Irene Bernal, en plena jornada laboral por las calles de Murcia, el pasado viernes./Edu Botella / AGM
Irene Bernal, en plena jornada laboral por las calles de Murcia, el pasado viernes. / Edu Botella / AGM

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

Irene Bernal Pérez (Cartagena, 1998) no ha cumplido aún los 20 años pero ya es perfectamente consciente de la importancia de una adecuada formación a la hora de encontrar un empleo. Incluso para la vida: «Los dos cursos de inglés aún no me han servido en el trabajo, pero sí para ayudar a alguna persona por la calle», se enorgullece con una sonrisa. Irene acabó el Bachillerato y dejó aparcada su ilusión de estudiar Magisterio para echar una mano en casa, donde vive con sus padres y su hermano pequeño. Así que se propuso empezar a currar cuanto antes, mientras, por otro lado, se apuntaba a los cursos del SEF con el objetivo de ampliar sus conocimientos en determinadas materias.

Una de ellas, la ofimática, le abrió las puertas de su actual empleo de par en par. Irene es comercial de una compañía de seguros desde el mes de julio, contratada como indefinida. Eso sí, antes tuvo que inscribirse en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos acogiéndose a las ayudas contempladas por el Gobierno regional. Se podría decir que Irene no está dejado escapar ni una sola oportunidad, así que ahora se recorre, carpeta en mano, todos los edificios de la Región que haga falta para vender pólizas a diestro y siniestro. «Mi labor es captar clientes, pero también hago 'telemarketing' y mucho trabajo de oficina delante del ordenador. Lo que está claro es que aprender ofimática fue determinante para que me contrataran. Si no hubiera hecho el curso del SEF, no me hubieran cogido», plantea Irene, quien considera que «nunca viene mal seguir aprendiendo».

De hecho, y aunque su horario laboral y su declarado empeño por sacarse el carné de conducir ya casi no le dejan tiempo libre, se plantea seguir asistiendo a cursos para mejorar su cualificación en un futuro. «Hay algunos en los que se ofrecen prácticas en empresas, pero ahora no me queda tiempo», lamenta. Lo que sí hace Irene es recomendar los cursos de SEF a cualquier desempleado como «un buen camino hacia un posible trabajo».

Fotos

Vídeos