Anulada la pena por amenazar a su esposa porque la palabra de la mujer era la única prueba

Un juzgado impuso al hombre 56 días de trabajos comunitarios y un alejamiento de 500 metros durante 6 meses

EFEMURCIA

La Audiencia Provincial de Murcia ha revocado la sentencia de un juzgado de lo Penal de esta ciudad que condenó a un hombre a 56 días de trabajos en beneficio de la comunidad por un delito de amenazas en el ámbito de la violencia de género porque «no hay más prueba que la declaración de su esposa», que fue la denunciante.

El juzgado, en la sentencia que ahora se deja sin efecto, declaró probado que los hechos ocurrieron el 19 de marzo pasado, cuando el acusado inició una discusión con su mujer, que acababa de llegar a paso rápido al domicilio tras recibir una llamada de uno de sus hijos en la que le indicaban que todos ellos estaban solos. Al reprocharle ella que estuviera tumbado en la cama y al pensar que pudiera estar ebrio -lo que no está probado, según recogía el juez-, el denunciado «la sentó con fuerza en la cama, diciéndole que dejara de causarle problemas o la golpearía con la bicicleta estática que estaba en la habitación».

Esa reacción causó temor a la esposa, que se dirigió a una comisaría a denunciar los hechos. La sentencia ahora revocada condenó al acusado a 56 días de trabajos comunitarios, además de imponer un alejamiento de 500 metros por tiempo de seis meses y un día. La Audiencia ha dejado sin efecto la condena porque considera que se cuenta con un testimonio único, el de la denunciante, sin que el mismo vaya acompañado ni siquiera de ningún dato periférico que pudiera respaldar lo denunciado.

Fotos

Vídeos