ANSE cree que los dragados de la 'araña' finlandesa no sirven para conservar los fondos del Mar Menor

Zona de trabajo de la 'araña' finlandesa en el Mar Menor. /ANSE
Zona de trabajo de la 'araña' finlandesa en el Mar Menor. / ANSE

La asociación apunta que estos trabajos buscan «recuperar la imagen de la laguna de cara a la campaña de vacaciones de Semana Santa»

LA VERDAD

La Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) explicó este jueves que ha remitido un escrito solicitando toda la información administrativa relativa a las obras de dragado que se están desarrollando en el Mar Menor, en las localidades de Los Alcázares, Los Urrutias y Los Nietos.

Anse quiso recordar que los dragados "no sirven para mejorar el estado de conservación de los fondos, e incluso pueden contribuir a una mayor degradación". ANSE insistió a la Comunidad Autónoma que resulta imprescindible actuar sobre los puertos deportivos "para reducir el problema de algunas de las zonas de acumulación de fangos, ya que las carreteras de acceso a los mismos impiden la circulación del agua y favorecen el depósito de sedimentos, acentuada por la misma construcción de los puertos en zonas con muy escasas corrientes".

Desde la asociación apuntan que las obras de dragado se asocian en parte a "mejoras puntuales (y probablemente temporales) de zonas de playa con el objeto de'recuperar' la imagen del Mar Menor de cara a la campaña de vacaciones de Semana Santa", sin que se haya resuelto los problemas de fondo del Mar Menor que se relacionan principalmente con la llegada de nutrientes. "Paradójicamente, esos fangos pueden estar contribuyendo a la digestión del exceso de nutrientes y de materia orgánica que ha recibido el Mar Menor, principalmente procedentes de la agricultura intensiva", puntualizan.

ANSE asegura que sus técnicos han visitado las zonas de actuación donde se comprobaron la afección a praderas de Cymodocea nodosa, una especie incluida en el listado de Especies Silvestre en Régimen de Protección Especial y configuradora de un hábitat de interés comunitario. Además, en la zona de actuación visitada se conoce la presencia de fartet (Aphanius iberus), diversos sygnátidos entre los que se encontraría el caballito de mar y el gobio (Pomatoschistus microps), según la asociación. También explican que se han visto afectados bancos de arenas de las orilla empleados por diversas aves del Anexo I de la Directiva Aves como gaviota picofina (Larus genei) y garceta común (Egretta garzeta).

Los técnicos de ANSE comprobaron cómo la construcción de balsas de decantación de sedimentos y el trabajo de diversa maquinaria asociada a la draga "elimina cualquier resto de naturaleza de las orillas de las zonas de actuación".

Desde la asociación apuntan que estos dragados no han sido sometidos "ni a información pública, ni a evaluación de repercusiones. La Comunidad Autónoma se ha valido de la participación de algunas entidades del Comité Científico como justificación y garantía para abordar el proyecto, pero sin pasar por el Comité plenario del mismo y comunicándolo al Comité de Participación Social 24 horas antes del inicio de las obras. Esta maniobra constituye a nuestro juicio una evidente falta de respeto a los componentes de ambos órganos de participación y muestra el alcance que pretende darse a la participación social y al asesoramiento científico en al recuperación del Mar Menor".

ANSE califica de "despropósito" el uso de fondos europeos destinados los espacios protegidos para la realización de estos dragados, "pues tal y como apunta la cartelería instalada en la zona de obras, la actuación se enmarcar en la 'Limpieza y Mantenimiento Ecológico del Mar Menor' que incluye los logos del 'Fondo Europeo de Desarrollo Regional' y de la Red Natura 2000".

Igualmente, ANSE mostró su oposición a la construcción de varias rampas de acceso de embarcaciones al Mar Menor hasta que no exista una normativa que regule el uso de barcos a motor en la mayor laguna litoral española, que cuenta con 10 puertos deportivos en sus aguas con capacidad para unas 4.000 embarcaciones, más unas 2.000 que se calcula fondean en sus aguas durante el verano. ANSE opina que los puertos existentes podrían ser suficientes para canalizar el acceso de embarcaciones para actividades diarias sin necesidad de crear nuevas infraestructuras, que facilitarán la llegada de más barcos a motor debido a que no se regula ni limita el tipo de embarcaciones que accederán a través de estas nuevas rampas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos