«Son muchos años ahorrando; me siento engañado y estafado»

José Ríos (de espaldas), Jesús López y el abogado Isaac Abad, en el bufete del letrado. / Vicente Vicéns / AGM

Cientos de murcianos, como Jesús López y José Ríos, reclaman ya el dinero esfumado de Banco Popular: «Más del 70% de los trabajadores se han visto afectados»

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

Al día siguiente de saber por las noticias que Banco Santander había comprado Banco Popular, su banco de toda la vida, por un simbólico euro, José Ríos acudió a su sucursal habitual y el panorama que se encontró no era mucho mejor que el que había dejado en casa: «Los empleados estaban tan jodidos como yo». Este pequeño autónomo de Murcia, que no ha cumplido todavía los 40, tenía 10.000 acciones del Popular que llegaron a valer 20.000 euros en sus buenos tiempos. Unos 3.500 en el momento del 'hundimiento'. «Ahora entro en la web y ni siquiera aparecen. ¿Que no existen? Yo tenía acciones. ¿Dónde están?», se pregunta Ríos, que recuerda las caras de aquellos empleados a los que fue a pedir explicaciones y a los que casi tuvo que dar consuelo. Casi.

«Se estima que más del 70% de los empleados del banco han perdido dinero», calcula el abogado Isaac Abad, que ya ha reunido en su bufete de Murcia más de un centenar de afectados. Solo en la Región hay 212 trabajadores y 32 sucursales, y algunos de esos empleados llegan al despacho de Abad «acompañando incluso a clientes, cuyo caso es especialmente sangrante». Trabajadores que, además, han vendido productos de Popular que hoy ni siquiera existen «a familiares, a amigos...». Y casos, explica Abad, «hay de todo tipo». El perfil del perjudicado es muy variado, aunque predominan los pequeños ahorradores, los inversores y los empleados de Popular. Desde una pensionista que «llora día sí, día no, porque ella y su marido han perdido los ahorros de toda una vida; al inversor que se ha dejado 300.000 euros, pero no está herido de muerte; pasando por un empleado de banca que tenía su plan de pensiones ligado a unas acciones que se han quedado en nada y ha perdido 180.000 euros. En ningún caso, eso sí, se entiende qué ha podido pasar para que sus ahorros o sus inversiones de repente no valgan nada. Todo esto tiene un buen argumento para una novela, para una película al estilo de 'El lobo de Wall Street», ilustra Abad.

Las denuncias se acumulan en los despachos cuando están a punto de cumplirse cuatro meses de aquella 'compra' de Banco Popular por parte de Banco Santander. Una operación que se realizó después de que el Banco Central Europeo (BCE) determinara que la entidad presidida entonces por Emilio Saracho sufría un deterioro significativo de liquidez y que sería incapaz de pagar en un futuro próximo sus deudas u otros pasivos. Esto llevó a la Junta Única de Resolución europea a aplicar por primera vez el mecanismo por el cual los accionistas y titulares de deuda asumían las pérdidas y se evitaba la concesión de ayudas públicas. «Lo verdaderamente extraordinario es que en esta operación no se haya dado un escenario de libre mercado, con oferta y demanda, sino que ha llegado un tercero y ha dicho 'vuestra inversión no vale nada'; ese es el problema», resume Abad.

Jesús López invirtió en acciones los 80.000 euros que sacó por la venta de una finca «Al día siguiente fui al banco y vi a los empleados tan jodidos como yo; también perdieron dinero»

«¿De quién te fías?»

A medida que pasa el tiempo, miles de afectados en toda España y también en la Región de Murcia van tomando posiciones para reclamar sus ahorros a los responsables de la bancarrota. La Asociación para la Defensa de Consumidores y Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) ha movido ficha esta semana presentando una querella contra 17 directivos de Banco Popular, en la que también piden al juez que llame a testificar al ministro de Economía, Luis de Guindos, por la quiebra del banco. «A mí lo que más me dolió, además de perder el dinero, fue escuchar a De Guindos decir en los días anteriores a la quiebra que la solvencia del banco estaba garantizada. Si no te puedes fiar de un ministro, ¿de quién te fías?», se pregunta Jesús López, un empleado de banca prejubilado que ha perdido «entre 70.000 y 80.000 euros» en acciones que compró en agosto de 2016 con el dinero que sacó de la venta de una finca.

Como empleado de banca, dice, no lo vio venir. «Esto le podía pillar a cualquiera, y de hecho le pilló a cualquiera». Su hijo, entre ellos, que también se ha dejado por el camino 10.000 euros, «más otros mil que compró en acciones cuando el ministro salió a decir que todo iba bien». Media familia perjudicada por lo que califican como «una estafa en toda regla». Así se sienten al menos estos dos afectados por la rocambolesca compra exprés de Popular, cuya fachada de la sede en la avenida de la Libertad de Murcia lucía la pasada semana especialmente desangelada. «Son muchos años ahorrando. Quizá 5.000 o 10.000 euros no son mucho para alguno, y se los gasta en un fin de semana, pero a mí me duele muchísimo, me han hecho bien la puñeta», se sincera José Ríos, que asegura que con el dinero que tenía en las acciones pensaba comprarse un coche nuevo. «También me pilló Bankia, por lo que soy doblemente damnificado», protesta. «No valgo para la Bolsa», admite. Precisamente por lo que se está dilatando el proceso judicial contra los responsables de Bankia, Abad no recomienda acudir a la vía penal, «salvo para recabar información del caso que aporten los propios acusados», y que luego puede servir para el proceso civil. Abad Abogados se personará como acusación particular en alguna de las querellas presentadas con este objetivo, pero su prioridad -en el caso de verse agotada la negociación con la entidad financiera- es la vía civil, «que es más rápida y en la que es más sencillo probar el perjuicio».

Más de 30.000 afectados

Adicae asegura que son más de 300.000 los afectados en toda España por el «saqueo» de Banco Popular, de los que 1.500 se han sumado a esta última querella de las cuatro presentadas ya en la Audiencia Nacional por asociaciones de consumidores y usuarios contra los antiguos equipos directivos de la entidad financiera.

Aunque un portavoz de Adicae aseguró a 'La Verdad' que no existen datos concretos del número total de afectados en la Región de Murcia -«eso solo lo saben Banco Popular y Banco Santander», dijo-, sí cifró en 53 los «socios murcianos que se han adherido a esta denuncia, aunque el número de inversores y pequeños ahorradores perjudicados es mucho más amplio, evidentemente». Estos 53 -y los que también hayan denunciado ya a través de la demanda presentada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)- se sumarían a los 115 que tratará «de forma individualizada» Abad Abogados «intentando alcanzar una salida negociada con la entidad financiera».

Tampoco recomienda el abogado suscribir la oferta que está presentando Banco Santander en forma de 'bono de fidelización' a los afectados que se sumaron a la última ampliación de capital de Popular: «La propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) está obligando al banco a que los clientes firmen de su puño y letra que son conscientes de que el producto en cuestión no es aconsejable para inversores minoristas. En resumen, es un depósito a perpetuidad que el cliente no sabe si recuperará en algún momento, porque es el banco el que decide. Y, además, al firmarlo, el cliente renuncia a cualquier acción legal».

«Yo lo he perdido todo, así que todo lo que pueda recuperar, bienvenido sea», se consuela José Ríos. «Si hubiera justicia de verdad, lo recuperaríamos todo», razona Jesús López. «La Justicia hay que pelearla, hay que luchar por ella», anima Abad. Y la lucha no ha hecho más que comenzar.

Fotos

Vídeos