Ni rastro de Bastarreche

Retirada del busto, ayer por la mañana. / P. Espadas
Retirada del busto, ayer por la mañana. / P. Espadas

Polémica por la retirada del busto del almirante del jardín de Los Patos, del título de Hijo Adoptivo y del nombre de la avenida. El Ayuntamiento aplica la Ley de Memoria Histórica tras el dictamen de una comisión que propone instalar en la fuente «una alegoría al agua»

PACO ESPADASALHAMA DE MURCIA

La escultura dedicada al almirante Bastarreche, ubicada en el céntrico jardín de Los Patos de Alhama de Murcia, abandonaba ayer por la mañana el que ha sido su 'hogar' durante los últimos años. Fueron varios miembros de la Brigada Municipal los que, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, y tras el dictamen de la Comisión de la Memoria Histórica de Alhama, retiraban el busto de lo alto de la fuente desde la que presidía la plaza. Además del busto, el Ayuntamiento también retira la placa de la fuente (en la que pone 'Alhama agradecida') y el título de Hijo Adoptivo, que se entregó a propuesta del entonces alcalde (y amigo del almirante) Constantino López. «En aquella época, los políticos buscaban llevarse bien con los superiores», observa el presidente de la Comisión, Alfonso Cerón.

También el equipo de gobierno cambiará el nombre de avenida Bastarreche por avenida de Cartagena, nombre original de esta calle antes de la Guerra Civil.

El busto, a recomendación de dicha comisión, se tendría que instalar ahora «en algún museo o dependencias municipales, colocando en su lugar alguna alegoría al agua», según Cerón, debido a los símbolos marineros que se encuentran en la fuente conocida como de 'los caballitos' por las esculturas de los hipocampos que allí se encuentran.

El busto original del almirante se erigió por parte de una familia de marmolistas locales, los hermanos Provencio, a raíz de un molde de escayola que realizó el entonces alcalde de la localidad, Constantino López. Tras un caso de vandalismo en el que el busto cayó al suelo, haciéndose añicos, el entonces concejal Juan Cerón encargó otro busto, en este caso de bronce, que es el que ahora se ha retirado. Siempre se ha contado en la localidad que Bastarreche fue el responsable de la llegada del agua potable a través de la red de los Canales del Taibilla. Y, en agradecimiento, el alcalde de la época le dedicó una plaza, el actual jardín de Los Patos. Pero, según Alfonso Cerón, el desconocimiento de cómo sucedió todo ha hecho que se cree esa confusión. «Ni Constantino, el alcalde, ni el almirante tuvieron nada que ver con la llegada del agua», sentencia Cerón, quien recuerda que ya en 1923 se realizó una segunda reunión de alcaldes -el de Alhama entonces era Diego Vivancos- con la intención de que el agua que se llevara a Cartagena diera suministro a los municipios por donde pasara la tubería del Taibilla. Al terminar la Guerra Civil, la obra se declaró como estratégica para que llegara a la base militar de Cartagena. «El almirante entonces presidía la Mancomunidad», ilustra Cerón, «de ahí la confusión que existe y por lo que algunos crean que Bastarreche fue el precursor de la llegada del agua potable hasta Alhama». Asimismo, Cerón recuerda que esta aplicación de la Ley se debe «en especial a los 48 fusilamientos que firmó el almirante tras la guerra y los bombardeos con los cruceros 'Canarias' y 'Baleares' en la costa andaluza a civiles que huían despavoridos de la contienda nacional».

Sin embargo, la retirada no ha estado exenta de polémica. La división de opiniones en la calle es notable. Mientras dos jóvenes aprobaban la retirada porque «en su historial militar existen crímenes de guerra», un hombre de mediana edad, que prefería mantener el anonimato, pedía con ironía llevárselo «a casa».

A su vez, un jubilado reprochaba que se estén «cargando un trozo de la historia de Alhama. Si quitan el busto de Bastarreche, que quiten también el del alcalde republicano Ginés Campos».

Fotos

Vídeos