«Me gustan las navajas, como a otros les gustan los sellos»

Mario C.M, el joven acusado del asesinato de una anciana de 83 años, declarando este jueves.
Mario C.M, el joven acusado del asesinato de una anciana de 83 años, declarando este jueves. / Edu Botella / AGM

El joven acusado de matar a una anciana en Alhama califica de «fantasmadas» los mensajes que mandó a sus amigos, cuyo contenido guarda mucho parecido con la forma en que se cometió el crimen

AGENCIASMurcia

El joven acusado de degollar a una anciana de 83 años, con problemas de movilidad, en 2014 en su domicilio en Alhama de Murcia, aseguró este jueves, en la primera sesión del juicio, con Jurado Popular, que la noche del crimen no salió, y se quedó en la casa de su amigo, el también acusado Juan Jesús M.N., -en la que se encontraba unos días tras pelearse con sus padres-, jugando a la consola con amigos, escribiendo por WhatsApp, y viendo una película.

En su declaración, y a preguntas de la abogada de la acusación particular, Remedios Martínez, manifestó que se hacía llamar 'El Príncipe de los ladrones' para "vacilar" y que todos los mensajes que guardan mucho parecido con la forma en que se cometió el crimen eran "fantasmadas; iba muy fumado", de hecho "creo que con los colegas nunca hablo en serio".

En esos mensajes, según puso de relieve la letrada que ejerce la acusación particular en nombre de los hijos de la víctima el acusado hacía referencia a que era conveniente al cometer un hecho delictivo llevar guantes, para no dejar huellas, y capucha. Además, explicaba cómo debía utilizarse un machete y la forma de cometer un robo, que podía hacerse "al modo fantasma", en referencia a actuar por sorpresa.

A las preguntas de la acusación particular, que insistieron en que las expresiones contenidas en los mensajes tienen mucha similitud con el 'modus operandi' del crimen, contestó una y otra vez que "eran fantasmadas, para vacilar con mis amigos, porque ellos también fardaban mucho", además de declararse inocente de los hechos que se juzgan.

Al ser preguntado respecto a si el hecho de tener desconectado el GPS de su teléfono móvil en las horas del crimen fue para que no se conociera dónde se encontraba entonces, manifestó que solía tenerlo así para que no consumiera batería.

Y añadió que en la actualidad existe un programa ofrecido por las operadoras de telefonía por el cual se puede descubrir el posicionamiento aunque aquel dispositivo no esté conectado.

Durante el interrogatorio, reconoció que en los tres años que lleva en prisión se le abrieron una treintena de expedientes disciplinarios, por peleas, lo atribuyó a los insultos que recibe por considerarlo un asesino.

A las preguntas de las acusaciones contestó que tiene una colección de navajas, de pequeñas dimensiones, y comentó que "a mí me gustan, como a otros les gustan los sellos, y estoy en mi derecho de tenerlas".

La vista oral se reanudará este viernes con el interrogatorio a cargo de su defensa, tras lo cual se procederá a tomar declaración al segundo acusado, Juan Jesús M.N.

El fiscal, Luis Arán, reclama para Mario C. penas que suman 23 años y seis meses de prisión y multa de 4.500 euros por los delitos de asesinato, robo con violencia -por la sustracción de tres alhajas a la víctima- y contra la administración de justicia, por un escrito amenazante que envió a Juan Jesús M.N.

El ministerio público reclama para este último cuatro años y tres meses de prisión, al atribuirle solo el delito de robo, aunque en la sesión de este jueves ha dejado abierta la posibilidad de acusarle también como encubridor del asesinato si el desarrollo del juicio así lo aconseja.

Por su parte, la acusación particular reclama penas de treinta años de cárcel para uno y otro al considerar que ambos son responsables del asesinato, "un crimen horrendo que debe tener una respuesta contundente".

Además, recordó que la anciana fue degollada de manera alevosa, produciéndole unas heridas en el cuello que ocasionaron su fallecimiento en un corto espacio de tiempo.

Mientras tanto, las defensas de los dos solicitan su absolución porque, como expusieron en esta sesión de la vista oral, "están convencidas plenamente de su inocencia".

Fotos

Vídeos