Los forenses afirman que el presunto asesino de la anciana es «un sociópata»

Los peritos remarcan que 'El Canario' es una persona agresiva y con falta de empatía, pero consciente de sus actos

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Mario C. M., el joven acusado de degollar a una octogenaria, Dolores Morales, tras entrar a robar en su casa de Alhama en abril de 2014, es un sociópata. Los psiquiatras y psicólogos adscritos al Instituto de Medicina Legal (IML) explicaron ayer al tribunal popular que juzga este brutal crimen las conclusiones de su informe de imputabilidad sobre el procesado, que afronta una pena de hasta 23 años y medio de cárcel como presunto autor del asesinato.

Estos especialistas, tras entrevistar y someter al joven a multitud de pruebas, llegaron a la conclusión de que padece un trastorno de personalidad antisocial, lo que le genera problemas para asumir las normas, agresividad, impulsividad y falta de empatía, entre otros. Un trastorno que, sin embargo, remarcaron los peritos, no le impide conocer el alcance de sus actos y, por tanto, no le hace inimputable. «Sabiendo que estos hechos están mal», recalcó uno de los forenses, «él hace lo que hace».

Mario C. M. fue sometido a varias entrevistas con psicólogas en el centro penitenciario de Campos del Río, se le realizaron varias pruebas para descartar patologías mentales y se analizó el «extenso historial» de consultas con psicólogos que ha mantenido desde su niñez. Esas pruebas, explicaron los profesionales, revelaron que el joven tiene un coeficiente de inteligencia por encima de la media -de 116- y que no sufre ningún tipo de patología mental. Además, destaparon también el trastorno de personalidad antisocial que, remarcaron esos expertos, sufre el joven. Este trastorno, explicaron, se caracteriza por problemas de agresividad, de falta de empatía...

Mario C. M. está diagnosticado, además, de un trastorno de hiperactividad y déficit de atención. Un problema por el que era tratado desde los 14 años por profesionales de la asociación de ayuda al déficit de atención con más o menos hiperactividad (Adahi). Una psicóloga de esta organización hizo hincapié en que este es un problema bastante frecuente que sufren entre un 5% y un 6% de los niños. «Cuando tenía que hablar con Mario y quería que me escuchara le tenía que pedir que cogiera un palo para tallarlo con una tijera y lograr así que se estuviera quieto», explicó. Esta profesional destacó, además, el «rasgo de impulsividad» de los jóvenes que sufren este trastorno.

La vista por el brutal asesinato de esta anciana concluirá el lunes con los informes de las partes y el derecho a la última palabra de los dos acusados -junto a Mario C. se sienta en el banquillo su presunto compinche Juan Jesús M-. El martes está previsto que se entregue al jurado popular el objeto del veredicto para que comience la deliberación.

Fotos

Vídeos