La comunidad de regantes cierra el grifo tras quedarse sin agua del Trasvase

José Cánovas revisa los contadores de riego./P. Espadas
José Cánovas revisa los contadores de riego. / P. Espadas

Más de 2.000 agricultores ya solo cuentan con los recursos propios

PACO ESPADASALHAMA DE MURCIA

La alarma entre los comuneros de la Comunidad de Regantes de Alhama de Murcia se disparó el jueves cuando recibieron un mensaje 'sms' en el que se les indicaba que los contadores de agua se encuentran cerrados, con el suministro cortado para riego. «No hay agua del Trasvase», rezaba el mensaje, en el que se recordaba que solo pueden seguir regando aquellos que tengan recusos propios. Las oficinas de la comunidad de regantes comenzaron a llenarse de agricultores preocupados esa misma mañana, interesándose por la situación.

«No hay agua del Trasvase ni aún de la cesión de la Comunidad de Estremera pendiente de venir, ni de desaladoras», señala Alfonso Romero Caro, secretario de la Comunidad de Regantes. El agua que se está desalando actualmente se está utilizando por la Mancomunidad de Canales del Taibilla para abastecer a la población. La Comunidad de Regantes del Trasvase Tajo-Segura está compuesta en Alhama por un total de 2.317 socios. Entre todos disponen de 5.096 hectáreas de terreno de regadío. Les espera un año duro y complicado por la escasez de agua.

«Es posible que en los próximos días recibamos en la Región de Murcia agua de la Comunidad de Estremera, pero la dotación que llegaría hasta Alhama sería de unos 210.000 metros cúbicos», apunta Romero. Eso es «prácticamente nada» para las necesidades locales. Esta dotación de agua, en el caso de que llegue, supondría apenas tres metros cúbicos por celemín (559 metros), «el equivalente a tres cubas de agua», explica. El presidente de la comunidad destaca que el grifo está cerrado solo para los comuneros que no disponen de aguas propias, lo que significa que aquellos agricultores titulares de aguas de pozos o nacimientos aún cuentan con un respiro.

El relojero de la sociedad Loma Ancha, también conocida como Aguas de Caravaca, se encuentra con que el teléfono no para de sonar. José Cánovas, conocido por los agricultores como Pepe 'El Púas', administra habitualmente las horas de los regantes en una oficina improvisada de su furgoneta en cualquier punto de la huerta alhameña. Aguas de Caravaca o Loma Ancha, agua de la balsa de Campix, Doctor Mág, Perpetuo Socorro, Amarguillo y Tardíos son los recursos que están paliando la sed de parte del arbolado. «Los agricultores estamos aburridos», confiesa Cánovas, quien se lamenta del descenso del nivel de los pozos de agua de la zona. «Algunos han bajado ya un 30%», señala. «Como no llueva este otoño e invierno, para la próxima temporada no tendremos agua», advierte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos