La Candelaria tirita a paso ligero

La rondalla Aires de Espuña y el Taller de Músicos de Sonata animaron la romería a El Collao./P. E.
La rondalla Aires de Espuña y el Taller de Músicos de Sonata animaron la romería a El Collao. / P. E.

El frío redujo la asistencia de fieles con respecto a otras ediciones, pero no faltó la animación en la romería a El Collao

PACO ESPADASALHAMA

Tiritando de frío, con las cumbres de Sierra Espuña blancas de nieve y los almendros en flor. Con este paisaje discurrió ayer la tradicional romería de La Candelaria en Alhama, que se inició desde la iglesia de San Lázaro, en una jornada festiva. La meteorología y el largo puente se notó en la afluencia de romeros hacia El Collao, menos que en otros años, aunque la alegría brillaba al son de la música de la rondalla Aires de Espuña y el Taller de Músicos de Sonata. El destino final, la ermita de El Collao, en donde quedó la imagen hasta la Navidad.

La romería de La Candelaria es una devoción en cierta manera joven, ya que se inició en la década de los años setenta del pasado siglo. Anteriormente, se realizaba en la localidad el conocido como Día de Gira, en el que los vecinos se acercaban a disfrutar de una jornada de convivencia en el paraje en donde se ubica el pequeño templo de culto, una zona de empinado terreno pedregoso situado en la sierra de La Muela. Conocedora de aquella tradición, María 'La Gonzala', como se le conocía popularmente, se empeñó en realizar una romería con la talla de la Virgen de la Candelaria que se encuentra en la iglesia de San Lázaro. Tras varios años, y ante la imposibilidad de seguir con la romería con esa talla, esta mujer, su familia y sus amigos más cercanos decidieron adquirir una talla nueva. Entonces, se le encargó el pedido a Juan Martínez, 'El Enterrador', el mismo que la compró en los talleres de Olot, y que luego cobró poco a poco con las colectas que realizaron los amigos de la Candelaria.

Otro reto fue el de construir una ermita en los terrenos que la familia de Los Panderetas cedieron para ello, construcción que fue posible gracias a las donaciones del vecindario. Así, aquella tradición de una romería fue calando poco a poco entre los alhameños, siendo hoy en día una autentica tradición en la que en este caso, Josefa 'La Gonzala hija' y la Hermandad de la Candelaria continúan con la celebración popular, siendo un día no laborable en el municipio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos