En busca de un pasado remoto

Aficionados trabajando estos días en las excavaciones en el cerro de Las Paleras.
Aficionados trabajando estos días en las excavaciones en el cerro de Las Paleras. / P. Espadas

Una treintena de aficionados a la historia trabajan en los campos de arqueología del cerro de Las Paleras

P. ESPADAS

El cerro de Las Paleras vuelve a recibir este verano la visita de otros apasionados de la historia. Más de una treintena de personas participan, hasta el próximo 23 de julio, en una nueva edición de los campos de trabajo en arqueología. El conocido montículo, ubicado en la parte más alta del cerro que alberga el castillo de la localidad, es testigo de estas actividades desde hace ya once años.

Nada hacía presagiar lo que se ocultaba bajo la vegetación cuando se inició la primera excavación y apareció un poblado del siglo octavo con una pequeña zona amurallada, de la que en diferentes ediciones de campos de trabajo se ha ido datando un poco más la población anterior a la conocida como Al-Hamma, la actual Alhama.

Según el arqueólogo José Baños, el lugar donde se realizan las tareas es una zona fortificada que se fundó a principios del siglo VIII, y que duró unos doscientos años, desde la conocida como época Emiral y el nacimiento del Califato de Córdoba en el siglo X. Esta población estaría habitada por unas 700 personas, y según Baños, fue abandonada sobre el año 950 aproximadamente, según las pruebas de carbono catorce realizadas.

Fotos

Vídeos