«Es el servicio más importante que he realizado en mi vida»

El jefe de equipo de Seguridad Ciudadana, ocultando ayer su rostro tras una raqueta, en la pista donde socorrió al jugador de pádel. / G. Carrión / AGM

La Jefatura de Murcia propone al Ministerio que le conceda una medalla al mérito al policía nacional que salvó de un infarto a un jugador de pádel

JORGE GARCÍA BADÍA y ALICIA NEGREMurcia

Se jugó el pellejo en Madrid, cuando formaba parte de la Unidad de Atracos con Arma de Fuego, para desmantelar una banda de atracadores y eso le valió recibir la medalla blanca al mérito policial. Sin embargo, desde el día 8 esa condecoración ha perdido valor para el jefe de equipo de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional de Murcia. «Tengo medallas, pero salvar una vida no tiene comparación», reconocía ayer en la pista central de las instalaciones de 'We Sport Pádel', justo donde evitó que Manuel, de 26 años, perdiese la vida por una parada cardiorrespiratoria. «Ese chico se iba».

La pista está en una nave, situada en el Polígono Industrial Oeste de Alcantarilla, y el jugador de pádel al que asistió tiene diagnosticada una cardiopatía hipertrófica. De forma que cayó fulminado al suelo durante el partido de dobles que estaba disputando. «No reaccionaba», relataba ayer Alejandro de Luz, gerente de 'We Sport Pádel'. «En ese momento yo estaba súper nervioso», subrayaba todavía con el susto en el cuerpo.

Por suerte, el jefe de equipo de Seguridad Ciudadana se encontraba fuera de servicio en las instalaciones. «Acababa de terminar de jugar un partido de pádel cuando un amigo entró rápidamente al vestuario y me dijo que una persona se había desmayado». Este policía nacional estaba como vino al mundo, pero no había tiempo ni para vestirse y se puso un pantalón corto y salió corriendo a la pista central. «El chico no estaba consciente ni respiraba y decidí iniciar el masaje cardiaco: 30 compresiones y 2 insuflaciones».

También le pidió a otro jugador que llamase al 112 para solicitar una ambulancia porque en las instalaciones no hay desfibrilador. «A lo largo de mi carrera he hecho cinco cursos de primeros auxilios; el último hace tres meses, pero no es lo mismo una práctica que enfrentarte a un caso en la vida real».

No tiró la toalla en ningún momento y durante quince interminables minutos le estuvo practicando la reanimación cardiopulmonar (RCP) al jugador de pádel, mientras la UME de Alcantarilla le suministraba descargas. «No respondía». Hasta que en la novena descarga «empezó a tener pulso» y lo pudieron trasladar a La Arrixaca. «Todo el mundo debería hacer cursos de primeros auxilios».

Tras doce años en activo en Madrid, Castellón, Onteniente, Elche y Murcia, el jefe de los 'zeta' de Murcia explicaba que «me hice policía por vocación, para ayudar a la gente» y por este motivo lo que hizo el día 8 «es el servicio más importante de toda mi vida». Prueba de ello es que incluso fue a visitar al joven. «Nos abrazamos y nos emocionamos». Durante la visita se percató de que la víctima había sido su contrincante en la pista. «Llevo dos años jugando al pádel y hay una aplicación ('App') con la que organizas partidos y contra Manuel había jugado tres veces». Al padre del joven se le hacía ayer un nudo en la garganta al recordar lo sucedido: «Me da por llorar porque lo he pasado muy mal, es mi único hijo».

Manuel, vecino de 48 años de Sangonera la Seca, reconocía que el próximo 2 de julio podrá celebrar el 27 cumpleaños de su vástago gracias a este agente. «Fue fundamental su intervención». De hecho, los servicios médicos de emergencias confirmaron que el joven pudo salvar la vida y no sufrió daños neurológicos por la rápida respuesta del jefe de equipo de Seguridad Ciudadana. La Jefatura Superior de Murcia confirmó a 'La Verdad' que ha propuesto al Ministerio del Interior que le conceda a este funcionario, de 32 años, «la medalla al mérito policial con distintivo blanco».

De momento, lo primero que va a recibir es una placa de agradecimiento de los padres del jugador de pádel. «He preparado tres placas para el agente, la UME de Alcantarilla y La Arrixaca. Todo fue una cadena y ese día mi hijo llevaba un ángel con él». Hasta la fecha todas las pruebas médicas «le salían bien» a su hijo y a pesar de tener diagnosticada una cardiopatía hipertrófica, solía practicar deporte, pero después de este grave episodio Manuel confirmaba que la raqueta ha pasado a mejor vida: «El pádel está prohibido».

Fotos

Vídeos