Reubican en el colegio de La Salud a las niñas que pegaron a una monitora

La monitora agredida en Alcantarilla. /LV
La monitora agredida en Alcantarilla. / LV

Los padres inician una campaña de firmas contra la Consejería y amenazan con no llevar a sus hijos a clase

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Una veintena de familias del colegio Nuestra Señora de la Salud de Alcantarilla están en pie de guerra ante la inminente llegada al centro de las dos hijas del clan de 'Los Madrileños'. Las menores, junto a su madre, una hermana que está embarazada y el novio de esta, le propinaron supuestamente una paliza a una monitora del servicio de comedor del colegio La Asunción, lo que propició su expulsión y que se les abriese un expediente disciplinario, en el que se ha decidido reubicarlas en el ciclo de Primaria de La Salud. La Consejería de Educación confirmó ayer que el expediente «se ha resuelto con la medida de cambio de centro» y que «el procedimiento de la nueva adjudicación se ha llevado a cabo por parte de la comisión de escolarización permanente y la inspección educativa».

La Consejería no confirmó cuándo empezarán a dar clase las hijas de 'Los Madrileños' en su nuevo centro, pero veinte familias de La Salud están recogiendo firmas contra la decisión adoptada por Educación.

En el encabezamiento de la campaña exponen que «padres y madres de alumnos del colegio La Salud, manifestamos nuestra disconformidad por la admisión de las alumnas expulsadas del colegio La Asunción por la agresión a una monitora. Nos preocupa que se puedan producir actos similares en nuestro colegio por parte de las alumnas y los familiares». Cincuenta padres han firmado ya a favor de que «reubiquen a las niñas en otro centro».

Las acciones de protesta no acabarán aquí, porque también advierten de que «los padres no llevarán a sus hijos a clase a partir de lunes y estudiarán cambiarlos de colegio el próximo curso». El edil de Educación, Juan Manuel Gómez, se reunirá hoy con los padres para estudiar la situación y el Ampa celebrará el martes próximo una junta directiva extraordinaria.

Más de 1.500 personas se manifestaron el día 24 en apoyo a Marta, la monitora agredida como venganza porque la dirección del colegio La Asunción castigó a las niñas por llevarse comida del comedor en un táper. La Consejería recuerda que son menores, «cuya escolarización es obligatoria», y que La Salud «tendrá el apoyo del equipo específico de convivencia».

Fotos

Vídeos