Un reactor Super Falcon de dos metros de longitud

J. G. B.

Hasta 200 kilómetros por hora alcanzó el Super Falcon 120, de dos metros de longitud, que ayer surcó el cielo de Alcantarilla impulsado por el queroseno y una turbina de 7 kilos de empuje. Las réplicas de aviones de la Patrulla de Aeromodelismo de Exhibición del Ejército del Aire (Paeea) y del Club de Aeromodelismo Vicente Riera fueron los 'teloneros' del evento organizado para batir el récord de España de grandes formaciones en caída libre. «Algunas réplicas miden hasta seis metros de envergadura y se pueden controlar a un kilómetro de distancia», apuntaba el subteniente Montero, miembro de la Paeea. Esta patrulla se constituyó en 2006, cuenta con más de treinta aeronaves de guerra y deportivas, que pueden costar de 1.200 a 10.000 euros porque se trata de réplicas artesanales. «Algunos modelos tienen motores de gasolina de 50 centímetros cúbicos». El 'Pilatus', un avión de turbina, o el 'Bücker Bü 131', empleado en la Segunda Guerra Mundial, volverán a ser expuestos hoy, a las 9.30 horas. También realizarán maniobras acrobáticas como el 'tonel volado', consistente en volar invertido, y los 'looping'. «Todas las aeronaves nos las pagamos de nuestro bolsillo para hacer exhibiciones, muchas de ellas para niños en los colegios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos