El Pleno aprueba dedicarle una calle a José Riquelme, presidente de la asociación Avite

J. G. B.Alcantarilla

Muchos creen que se merece un monumento por la lucha titánica que desarrolla por los 3.000 afectados por la talidomida que hay en toda España, pero, de momento, José Riquelme tendrá que conformarse con tener una calle en Alcantarilla. El reconocimiento a su labor no nace del PP que lleva gobernando las últimas seis legislaturas, sino del PSOE que presentó la moción al último Pleno.

La iniciativa insta al equipo de gobierno a «realizar un homenaje» al presidente de la Asociación de Víctimas de la Talidomida (Avite), José Riquelme, «con la colocación de una placa con su nombre en una calle o plaza». La moción se aprobó por unanimidad y fue presentada por la edil socialista María Hernández.

En la exposición de motivos se critica el fallo del Tribunal de Estrasburgo por haber «cerrado la puerta a la esperanza y la justicia» a Avite, tras desestimar la demanda que planteó contra Grünenthal, la farmacéutica que comercializó la talidomida causando malformaciones a 30.000 bebés en todo el mundo. Por este motivo, la iniciativa resalta que este vecino y jefe de servicio de Atención al Ciudadano del Ayuntamiento de Alcantarilla se ha comportado en todos estos años como «un guerrero incesante» y «quería conseguir lo que era justo». La moción concluye que Grünenthal le arrebata «sus derechos» a los afectados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos