«Pensé en tirarme del coche»

Ingresa en prisión un hombre que propinó una paliza a su pareja en su automóvil, durante más de una hora, desde Sangonera a Mazarrón

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Durante más de una hora pegó, insultó y escupió sin parar a su pareja. «No dejaba de pedirle por favor que parara el vehículo para poder bajarme, ante el miedo, incluso, de que llegase a matarme de la paliza que estaba recibiendo». Tal fue la crudeza del relato que ofreció la víctima a los agentes de la comisaría de Policía Nacional de Alcantarilla que de inmediato se emitió una orden de búsqueda a todas las Fuerzas de Seguridad para dar con el paradero del supuesto autor de este episodio de violencia de género.

La agresión se produjo hace unas semanas, de madrugada, cuando este hombre le pidió a su pareja que le acompañase a una gasolinera a comprar bebidas. Una vez dentro del vehículo, empezó a ponerle unas grabaciones de audio acusándola de que en la habitación de la casa que compartían «se escucha como unos susurros de una persona».

Al parecer, este hombre contaba con un sistema de seguridad con cámaras de vigilancia que le permitía, a través de una llamada desde su móvil, escuchar y grabar el sonido de todo lo que ocurría dentro del inmueble. De manera que empezó a acusar a la mujer de que le era infiel.

«Tengo una pala con la que te tengo que enterrar», le amenazó, tal y como recoge la denuncia presentada en la comisaría de Alcantarilla. Tras dedicarle todo tipo de insultos, empezó a escupir a su novia por todo el cuerpo, hasta que comenzó a darle tirones en el pelo y pegarle puñetazos. «Me tiraba de los pelos y el coche se balanceaba por la autovía», relató la víctima a 'La Verdad'. «Pensé en tirarme del coche en marcha».

No lo hizo porque el presunto agresor conducía a 200 kilómetros por hora. «Podía haber muerto», recalcó. La mujer aguantó una agresión física y verbal que se prolongó desde Sangonera la Seca hasta Mazarrón. Al llegar a la localidad costera, el agresor detuvo el vehículo y dejó salir a su novia después de quitarle el teléfono móvil. «Me fui corriendo y pase la noche escondida sin poder curarme las heridas».

Tenía la cara hinchada de moratones, una fisura en la nariz y no paraba de sangrar, pero no pudo recibir atención médica hasta la mañana siguiente. Después acudió a la comisaría de Alcantarilla a interponer una denuncia. El presunto autor de la agresión trató de ocultarse en el Hotel Entresierras, pegado a la autovía A-7, en el término de Librilla. Durante 48 horas dio esquinazo a las Fuerzas de Seguridad, hasta que fue localizado y detenido por la Guardia Civil de Las Torres de Cotillas, tal y como confirmaron fuentes policiales.

Pedirá seis años de cárcel

El juzgado, a finales de mayo, ordenó el ingreso en prisión provisional del detenido como supuesto autor de un delito de malos tratos y otro de coacciones, concurriendo la agravante de reincidencia. «Cuando denuncié me enteré de que tenía otras denuncias de su exmujer y otras parejas», confirmó la última víctima de este supuesto maltratador. «Nunca me había pegado, solo teníamos discusiones porque me acusaba de serle infiel y me insultaba, pero me decía que era porque su exmujer le engañó con otro». El juicio se celebrará próximamente y la abogada de esta mujer pedirá una pena de seis años de cárcel. «Lo contaré todo con pelos y señales, sé que él no puede volver a estar en la calle porque se lo puede hacer a otra mujer».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos