El mayor reto a 6.500 metros de altura

El brigada de la Papea Alberto Vidal es uno de los elegidos para tratar de batir el récord de España./G. Carrión
El brigada de la Papea Alberto Vidal es uno de los elegidos para tratar de batir el récord de España. / G. Carrión

22 paracaidistas militares y 48 civiles tratarán de batir el récord de España de grandes formaciones en caída libre

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Después de realizar 3.500 saltos, algunos de ellos tan difíciles como aterrizar en medio de los bosques de Alaska o cargando consigo los 150 kilos de peso de los equipos Halo, el brigada Alberto Vidal ha vuelto a experimentar esta semana una sensación que casi tenía olvidada: «Siento un hormigueo». El próximo fin de semana tiene ante sí el reto de formar parte del grupo de 70 seleccionados de la Base del Ejército del Aire de Alcantarilla y de la Federación Aeronáutica Española que tratarán de batir el récord de España de grandes formaciones en caída libre. «Como experiencia personal es lo máximo a lo que uno puede llegar».

No habla en vano el brigada, ya que desde un lejano 1996 se mantiene intacta la actual plusmarca que protagonizaron 54 'paracas' en Zaragoza. «A la aviación siempre le ha gustado batir grandes retos y este récord tiene un sentido doble: lo coordina el Ejército del Aire con la participación de la sociedad civil a la que servimos», destacó ayer ilusionado el coronel Francisco Javier Fernández, durante la presentación del evento. «Va a ser espectacular».

200
kilómetros por hora es la velocidad que alcanzarán los 70 'paracas' que saltarán de dos T-21 para intentar formar una superestrella.
1996
fue el año en el que 54 paracaidistas lograron en Zaragoza el récord de formaciones en caída libre.

El objetivo será saltar a 6.500 metros de altura para formar «una superestrella», compuesta por 70 paracaidistas: 11 pertenecientes a la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire (Papea), 4 al Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (Ezapac), 7 a la Escuela de Paracaidismo y 48 serán paracaidistas civiles de las federaciones de Murcia, Cataluña, Madrid, Galicia, Cantabria, Valencia y Andalucía.

«Todos los participantes están avalados por un proceso de preselección», destacó el presidente de la Federación de Aeronáutica de la Región (Famur), Ángel Molina. De hecho, cada paracaidista atesora entre 600 y 14.000 saltos de experiencia. «También contaremos con un equipo de reserva, compuesto por seis militares y seis civiles, por si alguien del equipo titular no cumple las expectativas o sufre una lesión», detalló uno de los coordinadores del récord, el capitán y jefe de la Papea, José Luis Lomas. «El primer reto del salto será el enganche y el segundo la rotura de la formación».

Tales movimientos los tendrán que realizar a una velocidad de caída libre de 200 kilómetros por hora. «Tienen que salir como flechas en dirección a la formación», ejemplificó para 'La Verdad'. El último intento fallido de batir el récord se produjo en la Base de Alcantarilla en 2006, pero en esta ocasión se ha decidido diseñar un evento abierto a todo el público, en el Parque Empresarial Oeste, en el que habrá expositores del Ejército del Aire y exhibiciones de la Patrulla de Aeromodelismo y del Club de Aeromodelismo Vicente Riera. Incluso se ha habilitado una web (recordformacion.es).

Dos aviones T-21

Para preparar el reto de formar una «superestrella» con 70 paracaidistas, mañana se celebrará un 'briefing' de seguridad con los técnicos de oxígeno y de entrenamiento fisiológico y con los pilotos que se pondrán a los mandos de dos T-21, que prácticamente tendrán que volar en paralelo. «Cada avión ira al máximo de su capacidad, con cuarenta personas, por lo que necesitaremos una pista más larga y habrá que despegar desde San Javier».

El viernes, en el área de embarque de la Base de Alcantarilla, se hará un ensayo en tierra de la formación de estrella, y acto seguido se llevarán a cabo tres saltos de entrenamiento.

«Militares y civiles saltarán por grupos para hacer formaciones de treinta». Estos saltos se grabarán y después se analizarán los vídeos en tierra para «verificar los niveles de vuelo». Esto supone que algún 'paraca' del equipo titular podría pasar a la reserva y viceversa, si su rendimiento no es el adecuado.

El reto es lograr una formación de estrella, a 6.500 metros de altura, que se estructurará en una base, varios anillos y alas. En la base, los paracaidistas se agarrarán de las muñecas; en los anillos de las piernas y en las alas de las manos.
El reto es lograr una formación de estrella, a 6.500 metros de altura, que se estructurará en una base, varios anillos y alas. En la base, los paracaidistas se agarrarán de las muñecas; en los anillos de las piernas y en las alas de las manos. / PAPEA

«La idea de hacer saltar a setenta paracaidistas en una gran formación es para hacer un guiño al setenta aniversario del primer salto paracaidista militar en España», recordó el coronel. Aunque podría darse la circunstancia de que tras los entrenamientos se modifique la cifra de saltadores y se intente batir el récord con 65 o 60 'paracas'. «Lo importante es lograrlo», puntualizó el capitán Lomas.

Para ello las matemáticas y la física jugarán un papel clave: «La base de la estrella serán 8 paracaidistas, de entre 75 y 90 kilos de peso, son los que darán estabilidad a la formación; los anillos los formarán 50 y a las alas irán 12 saltadores». En tierra se desplegará un equipo de control de combate que determinará el punto de salida de la formación, tras realizar un sondeo meteorológico y lanzar un globo de helio para medir la intensidad y dirección del viento.

«Para lograr el récord hay que ir muy mentalizado en el vuelo y tener mucha coordinación», subrayó el brigada Vidal. «Yo iré en uno de los anillos cerca de la base».

El sábado, a partir de las 10.30 horas, habrá tres saltos de entrenamiento, abiertos al público, en los que estarán presentes tres jueces de la Federación Aeronáutica Española, y en caso de lograr la formación de estrella con más de 54 paracaidistas se dará por bueno el récord nacional. Si no lo logran, el domingo, a las 11 horas, tendrán la última oportunidad. «Por superstición prefiero no pensar cómo lo celebraré si lo conseguimos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos