Máxima tensión en la vuelta del dueño a la 'casa de los horrores' de Alcantarilla

Jesús B. M. sujetado por un agente de la Policía Local. / LV

Jesús B. M. se enfrenta a la prensa que le esperaba en la puerta de su vivienda en la mañana de este viernes

LA VERDADMurcia

El hombe acusado de maltratar a su mujer e hija en Alcantarilla, Jesús B. M., acudió en la mañana de este viernes a su domicilio situado en el barrio de San Roque, en pleno centro del municipio. Allí estaban además de dos agentes de la Policía Local, varios periodistas y vecinos sorprendidos por todo lo que ha ocurrido en las últimas horas.

Jesús intentó entrar a su domicilio pero por el nerviosismo no consiguió abrir la cerradura. Ante las preguntas de los periodistas se enfrentó a ellos, llegando a insultar algunos de ellos. En todo momento negó los hechos, «yo no tengo encerrado a nadie» y pidió «que lo dejen en paz». Tras no poder entrar a la vivienda se marchó acompañado por la Policía Local y deberá regresar en otro momento a por sus pertenencias.

A Jesús se le investiga por los presuntos malos tratos y vejaciones a su mujer y su hija en una vivienda en el histórico barrio de San Roque. El hombre las habría mantenido encerradas durante cerca de un año amenazándolas de muerte con un hacha.

La situación se destapó la madrugada de este martes, cuando la Policía Local de Alcantarilla tocó a la puerta. Fueron tres sobrinos de la mujer los que dieron la voz de alarma tras visitar en repetidas ocasiones la casa para ver a su tía y su prima, respectivamente, y recibir un no por respuesta. Según explicaron, Jesús siempre les daba largas para que no pudieran ver a sus familiares y, conforme iban pasando las semanas y los meses sin tener noticias de las mujeres, su preocupación iba en aumento.

Cuando Jesús bajó a su esposa, los policías se percataron de que, mientras hablaba con ellos, ella les hacía gestos con la cara para hacerles ver que no estaba bien. Los policías decidieron entonces llevarse al cabeza de familia a una habitación, mientras uno de los agentes se entrevistaba a solas con la mujer. «Fue entonces cuando se vino abajo y confesó que estaba secuestrada por su marido desde hacía meses», explicaron fuentes de la investigación. De hecho, la víctima relató que había sufrido supuestas amenazas con un hacha y un cuchillo de grandes dimensiones que habría esgrimido su marido.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos