Iberdrola sigue sin cobrar la multa de 60.000 euros por el enganche ilegal de los pisos sociales

El equipo de gobierno del PP de Alcantarilla y Cáritas se comprometieron a buscar una solución para solventar el fraude

J. G. BADÍAALCANTARILLA

Dos meses después, Iberdrola sigue sin cobrar la multa impuesta a los vecinos de los cuatro bloques de las calles Alegría e Ilusión, que durante los dos últimos años han estado enganchados ilegalmente a la red de suministro eléctrico. El equipo de gobierno del PP de Alcantarilla y Cáritas se comprometieron a buscar una solución para solventar el fraude, pero el tiempo pasa y esta no llega, a pesar de que la compañía puso de su parte al aplicar una quita al fraude generado por valor de 130.000 euros.

En la práctica, que Iberdrola no haya cobrado la multa de 60.000 euros supone que las 330 personas que residen en los 85 pisos sociales siguen sin formalizar un nuevo contrato con la compañía, a pesar de que reciben suministro, por lo que se encuentran otra vez en situación de defraudación de fluido eléctrico.

Cáritas estaba dispuesta a abonar una parte de la multa y el ejecutivo local trató de aportar su parte empleando fondos públicos: una subvención de 25.000 euros que recibió del Gobierno regional para ayudas a la pobreza energética. La oposición se negó en bloque, ante la posibilidad de incurrir en un delito, y la compañía entiende que «no se puede emplear un dinero finalista a pagar un fraude». De forma que la sanción sigue sin abonarse y tampoco se regulariza el suministro de los pisos sociales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos