La gloria está a solo dos saltos

Los paracaidistas tomando tierra el sábado, tras realizar el primer salto para batir el récord de España de grandes formaciones./Vicente Vicéns / AGM
Los paracaidistas tomando tierra el sábado, tras realizar el primer salto para batir el récord de España de grandes formaciones. / Vicente Vicéns / AGM

55 paracaidistas del Ejército del Aire y de la Federación de Aeromodelismo tratarán hoy de batir el récord de España de grandes formaciones

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Hoy saltarán con el peso añadido en sus mochilas de toda la presión que supone la posibilidad de entrar en la historia. Los paracaidistas del Ejército del Aire y de la Federación Aeronáutica Española saben que están a dos saltos de la gloria: batir el récord de España de grandes formaciones en caída libre, que está vigente desde 1996, con una formación de 54 personas en un salto realizado en Zaragoza. El primer intento lo llevarán a cabo a las 10.30 horas y el segundo, a las 13.30. «Hay muchas expectativas de que se consiga», aseguraba el cabo Solano después de que los jueces de la Federación Aeronáutica Española confirmasen que no eran válidos los tres intentos realizados ayer, para formar una superestrella, a 6.500 metros de altura.

«Tienen que mantener la formación durante tres segundos». Pero el problema no fue el tiempo, sino que los 55 paracaidistas que saltaron de dos aviones T-21 no llegaron a formar el cien por cien de la estrella: la base, los anillos y las alas. «Cuando la formación se constituye, la base gana flotabilidad, sube y al saltar del avión hay que controlar el punto de parada antes de engancharse», explicaba tras el primer salto, realizado a las 11.35 horas, el entrenador de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire (Papea), el cabo primero Ángel Ortuño. «Algunos saltadores se han metido por debajo», precisaba.

Inicialmente estaba previsto que 70 paracaidistas tratasen de batir el récord, pero tras los entrenamientos del viernes, realizados a pesar de la nubosidad, se decidió que ayer solo saltasen 55. «Ha habido cambios tratando de buscar las mejores opciones», apuntaba el capitán y jefe de la Papea, José Luis Lomas.

Las condiciones perfectas

«Hay mucha adrenalina», indicaba el brigada de la Papea Alberto Vidal mientras plegaba su paracaídas de campana rápida, que soporta hasta 24 nudos de viento. «Las condiciones meteorológicas han sido perfectas», resumía sobre el primer salto. Entre 11 y 13 nudos, una ligera capa de calima y un sol de justicia que obligó al público que llenaba los terrenos de la zona de lanzamiento de la Base Aérea de Alcantarilla, junto al parque empresarial Oeste, a parapetarse bajo las jaimas habilitadas. Algunos llegaron a tirar de paraguas.

«Ha sido el primer salto, tenemos que ver el vídeo y en los próximos mejorará la cosa», afirmaba esperanzado. Y no se equivocó, en el segundo salto, pasadas las tres y media de la tarde, se disipó la capa de calima y el público que iba equipado con prismáticos pudo ver una gran estrella cayendo a 200 kilómetros por hora. Nada más tomar tierra se entregó el vídeo del salto a los tres jueces para que lo analizasen. Fue nulo.

En el tercer intento, a las 19.37 horas, se acarició el récord, al lograr una formación con 49 de los 55 paracaidistas que habían saltado. «Estamos poniendo toda nuestra ilusión y energía», resaltaba el capitán Lomas. Prueba de ello es que hoy, a las 7.30 horas, desarrollarán un entrenamiento intensivo en seco para perfeccionar la superestrella.

El coordinador técnico será el paracaidista Santi Corella, que ha sido capaz de cruzar el Estrecho de Gibraltar batiendo el récord del mundo de tiempo en caída libre (6' 02'') y de distancia recorrida (20,4 km). De su cuenta correrá el último 'briefing' antes de poner rumbo al aeropuerto de San Javier, desde el que despegarán 55 paracaidistas con un solo objetivo en mente: realizar el salto de su vida.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos