Los estudiantes reclaman dos buses para la línea 78 con las universidades

Universitarios viajando en el pasillo de la línea 78 que lleva a los campus de la UCAM y la UMU./AGERM
Universitarios viajando en el pasillo de la línea 78 que lleva a los campus de la UCAM y la UMU. / AGERM

Agerm denuncia que los alumnos viajan por la autovía de pie en los pasillos, pegados a los cristales y junto al chófer

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

«Los buses lucen una pinta fantasmagórica con todos los cristales empañados y llenos de gente». De esta forma denuncian la Asociación General de Estudiantes de la Región de Murcia (Agerm) y Juventudes Socialistas de Alcantarilla, el «abarrotamiento» que presenta, de lunes a viernes, a las ocho de la mañana, la línea 78 que utilizan los universitarios para desplazarse a la UCAM y al campus de Espinardo de la Universidad de Murcia.

Las dos organizaciones exponen que en la línea 78 todos los asientos son ocupados a lo largo de las distintas paradas, hasta el punto de que los universitarios tienen que viajar de pie en el pasillo, pegados a los cristales, incluso amontonados en la parte delantera del autobús, junto al conductor, a pesar de que el bus cubre parte del trayecto por la autovía A-7.

«Este abarrotamiento hace que los usuarios sintamos agobio y malestar en los más de 40 minutos que dura el trayecto entre Alcantarilla y el campus de Espinardo». Tanto Agerm como Juventudes Socialistas reclaman que la línea 78, a las 8 horas, sea cubierta por un autobús articulado, tipo 'gusano', o en su defecto, por dos buses normales, para no exceder la capacidad del pasaje.

«Merecemos un servicio de transporte seguro y digno». La edil de Hacienda, Raquel de la Paz, acompañó recientemente a los estudiantes a coger la línea 78 para comprobar personalmente los problemas a los que se enfrentan y buscar soluciones. El Pleno aprobó en enero que el Consistorio solicitase un 'gusano' a la empresa, pero diez meses después el problema no se ha solucionado.

Fotos

Vídeos