Diseñan un protocolo para luchar contra episodios de benceno, tolueno y xileno

Una representación de la plataforma Aire Limpio y Podemos, ayer, en el Parlamento Europeo./ Aire Limpio
Una representación de la plataforma Aire Limpio y Podemos, ayer, en el Parlamento Europeo. / Aire Limpio

Medio Ambiente registró 16 avisos de superación de los umbrales de esas sustancias químicas entre febrero y marzo

JORGE GARCÍA BADÍA

La batalla contra los episodios de malos olores suma un nuevo capítulo después de que Alcantarilla haya pasado a contar con el Protocolo Interno BTX: Benceno, Tolueno y Xileno. La Consejería de Medio Ambiente admite que ante la «repetición de picos» de las citadas sustancias químicas y las «numerosas quejas» de los ciudadanos ha optado por diseñar un protocolo específico para la localidad, del que se ha dado traslado a la Comisión de Seguimiento del Plan de Mejora de Calidad del Aire de la Región. «Tiene un carácter preventivo», subraya la Consejería.

El documento fija cuándo se superarán los valores máximos de tales sustancias en la población. Para el benceno fija tres umbrales: si durante dos horas consecutivas los valores promedios horarios son superiores a 10 picogramos por metro cúbico; si la media diaria supera 3 picogramos o la media horaria 25 picogramos. En el caso del tolueno, si durante dos horas se obtienen promedios mayores de 50 picogramos, si la media diaria supera 260, si la horaria excede de 300 picogramos o si algún valor treintaminutal supera 1.000 picogramos. Por último, fija dos topes para el xileno: si transcurren dos horas con promedios por encima de 25 picogramos o si la media diaria supera los 15.

En tales situaciones establece tres medidas de actuación. La primera, solicitar información sobre los procesos industriales e incidencias de las empresas ubicadas en zonas sensibles; la segunda, iniciar una comprobación exhaustiva de los datos de transmisión en continuo de las empresas, y la tercera, la realización de inspecciones a las industrias para analizar los datos. A raíz de la puesta en marcha de este protocolo, se han realizado mediciones en Alcantarilla, del 10 de febrero al 16 de marzo, detectándose 16 episodios de «superación del umbral». Uno de los peores fue el 13 de marzo, cuando en el mismo día se excedieron los valores del benceno (5 picogramos de nivel diario), tolueno (69 picogramnos de media horaria) y xileno (un pico máximo de 87).

En el informe técnico de Medio Ambiente sobre estos avisos, «se identifican como fuentes potenciales de BTX la instalación Derivados Químicos y el transporte por carretera (autovía A-7, la MU-30 y la RM-15). Pero matizan que por la franja horaria de los episodios medidos, casi siempre de madrugada, «no sugiere que estén asociados principalmente al transporte por carretera». Los técnicos recomiendan establecer «un programa concreto, aleatorio y periódico de inspección dirigido a detectar faltas o inobservancias de los protocolos de trabajo de la actividad de Derivados Químicos, en especial, respecto de protocolos de trabajo, de condiciones de almacenamiento, así como de medidas o técnicas establecidas en el control y minimización de emisiones difusas de compuestos orgánicos volátiles».

Medio Ambiente subraya que la empresa no ha incumplido sus valores límite de emisión y apunta que los umbrales medidos por los técnicos son de uso interno del protocolo: «No se trata de valores legales establecidos en la normativa ni que supongan incumplimientos».

A pesar de todo, avanza que, en aplicación del protocolo BTX, «se propone reforzar los controles 'in situ' para confirmar o descartar posibles focos de contaminación difusa, que no es posible medir en continuo». El objetivo es confirmar o descartar focos de emisiones difusas en las operaciones de almacenamiento, carga o descarga de Derivados Químicos, «para evitarlas o minimizarlas».

Aire Limpio pide a Bruselas reubicar el polo químico

Miembros de la Plataforma Aire Limpio y el edil de Podemos, Arcadio Martínez, se reunieron ayer con varios eurodiputados en Bruselas para denunciar «los altos niveles de contaminación a los que está expuesta la población». La delegación también registró una solicitud en el Comité de Peticiones en la que reclama «el traslado» del denominado polo químico, argumentando que se encuentra a 800 metros del casco urbano de Alcantarilla y a 1.200 metros de Javalí Nuevo y Sangonera la Seca, así como del instituto Sanje y los colegios San José Obrero, Río Segura, Vicente Medina y San José de la Montaña. También alertan de que el polo químico se localiza sobre las fallas de Alhama y Carrascoy, «en una zona sísmica calificada como altamente peligrosa». La petición también exige que las estaciones medidoras de calidad del aire de la Región recojan datos de arsénico, cadmio y níquel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos