Los alcaldes de Murcia, Cartagena y Lorca exigen mejoras a Renfe y Adif

Un viajero sube con su bicicleta a un tren de cercanías, ayer, en la estación de Murcia./GUILLERMO CARRIÓN / AGM
Un viajero sube con su bicicleta a un tren de cercanías, ayer, en la estación de Murcia. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM

José Ballesta apoya la manifestación del día 30 y Fulgencio Gil critica que el servicio «es claramente deficiente»

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Los tres principales ayuntamientos de la Región coincidieron ayer al denunciar las deficiencias del servicio de Cercanías y exigieron mejoras al Ministerio de Fomento. El alcalde de Murcia, José Ballesta, se reunió con el secretario del comité de empresa de Renfe, Francisco Martí, para conocer sus reivindicaciones y le trasladó «el apoyo institucional del Ayuntamiento» a sus peticiones. Recordó que el Pleno de febrero aprobó por unanimidad una moción para la garantía y mejora del servicio que en 2016 utilizaron unos 3,6 millones de viajeros en la línea a Alicante.

En Cartagena, representantes del comité de Renfe y Adif se reunieron asimismo con la alcaldesa, Ana Belén Castejón, para exponerle la situación en la red de Cercanías y media distancia. A la reunión asistieron el presidente del Comité de Empresa Renfe Operadora, Juan José Pérez; el presidente del Comité de Adif, José Miguel Celda; y Francisco Martí. Estos invitaron a la ciudadanía a participar en la manifestación del día 30 «para pedir aquello que la Región se merece».

El alcalde de Lorca, Fulgencio Gil Jódar, no dudó en señalar que los convoyes son «claramente deficientes», después de conocer una avería producida el día anterior que mantuvo parado durante hora y media un tren y que obligó incluso al traslado de los pasajeros en autobús para llegar a su destino. Y se comprometió a informar de la situación a Adif para reclamar mejoras. El portavoz de los socialistas lorquinos, Diego José Mateos, señaló que «los usuarios de este servicio tienen que soportar cada día una situación vergonzosa e insostenible». Aseguró que las averías y retrasos son continuos y achacó esta situación a la «dejadez y la política de parches» del PP.

Podemos pide un blindaje

El secretario general de Podemos en la Región, Óscar Urralburu, consideró que «la llegada del AVE a Murcia no puede hacerse en detrimento de la red de Cercanías, que da servicio a más de cuatro millones de viajeros anuales», por lo que solicitó su blindaje. En este sentido, su diputado regional Andrés Pedreño advirtió de que con la llegada del AVE, los Cercanías entre Murcia y Alicante podrían quedar «casi extinguidos» ante la imposibilidad de que esos trenes circulen por la misma vía que los de alta velocidad. Para evitarlo, Podemos va a llevar a la Asamblea una moción para exigir la electrificación de la vía Alicante-Murcia, potenciar la intermodalidad entre los trenes y el resto de transportes públicos, aumentar las frecuencias en la línea de Cercanías Murcia-Cartagena y abrir otra hasta Cieza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos