Torbellinos de ironía y humor

Los miembros de la murga 'Los ciegos, ciegos perdíos', durante el ensayo del pasado martes en el bar Los Mellizos./Paco Alonso / AGM
Los miembros de la murga 'Los ciegos, ciegos perdíos', durante el ensayo del pasado martes en el bar Los Mellizos. / Paco Alonso / AGM

El bar Los Mellizos es la sede oficial de la murga 'Los ciegos, ciegos perdíos'; allí ensayan y preparan las letras los 29 miembros del grupo

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOSÁguilas

Cambia la batuta por una caña bien fría y lleva la voz cantante. «¡Escuchadme! Vamos al lío. ¿Estáis listos?», se dirige Andrés a sus compañeros de la murga 'Los ciegos, ciegos perdíos', que se preparan para cantar. Acto seguido, arranca la música. «Gracias a la Federación por el reconocimiento / respetamos su gestión y el apoyo del Ayuntamiento. / Queda mucho por hacer y aquí viene nuestra puya / no lo hacemos con maldad; en la crítica somos una murga», entonan los miembros de esta formación. El ensayo comienza con buen pie en el salón del bar Los Mellizos, sede oficial del grupo.

La Federación de Peñas del Carnaval de Águilas ha distinguido este año con la Máscara de Oro a la murga 'Los ciegos, ciegos perdíos'. Su presidente, Francisco Vera, asegura que «cumplimos 18 años desde que se fundó la murga, y para nosotros es un gran honor haber conseguido este reconocimiento».

La formación festera actuará en el auditorio el jueves 15 y viernes 16 de febrero. Este grupo está compuesto por 29 miembros que se dejan la piel durante el año para elaborar las canciones que pondrán un toque irónico y humorístico a los días de fiesta. Los letristas oficiales son Andrés Vera y Antonio Pérez. «En verano elegimos el traje con el que nos vamos a disfrazar, y a mediados de septiembre empezamos a rematar las letras que cantaremos en febrero», explican. «Nosotros vamos haciendo bocetos con críticas. Traemos esos borradores a la sede y entre todos terminamos de rematar los textos. Hacemos un torbellino de ideas de humor y crítica. Y siempre hay temáticas fijas: una presentación, una parte dedicada a la política nacional y otra a la local. También hacemos mención a la melva, es decir, al pijo (risas). Y por último nos despedimos», relatan Vera y Pérez, entre continuas bromas.

La Federación de Peñas ha distinguido a este grupo con la Máscara de Oro del Carnaval

La vida de la murga es cualquier cosa menos seria. Normalmente quedan un par de días a la semana en Los Mellizos, aunque la cifra de ensayos aumenta conforme se acerca la fiesta internacional de Águilas. «Vamos locos perdidos porque muchos de nosotros tenemos que disfrazarnos dos veces, ya que también pertenecemos a peñas del Carnaval», explican.

Durante los ensayos no faltan las risas, las puyas, las ganas de marcha y la alegría. «Aquí cada uno tenemos un mote y una función a desempeñar. Yo, por ejemplo, soy Hommer (Simpson) y me tengo que encargar siempre de la logística. Si faltan bebidas, voy y compro», dice Perico Vera. Su padre, Pedro Vera, es 'El Chófer', quien a sus 72 años sigue dando guerra. «Soy el más viejo de todos y pienso pertenecer a la murga mientras viva. Somos un grupo de compañeros, amigos y hermanos», relata.

Los nuevos, a prueba

«¡Cómo se nota que estoy cantando!», le dice por lo bajini Francisco Martínez a Juan José Berenguer una vez que termina la canción. Por cierto, Berenguer, una de las tres nuevas incorporaciones a la murga, ya tiene mote. «Lo llamamos 'El Bien Queda' porque intenta quedar bien con todo el mundo», se ríen los miembros. «Estamos deseando que los nuevos se equivoquen a la hora de cantar para descojonarnos de ellos», se guasean. Y Berenguer, tuno y cantante del Patronato Musical Aguileño, hace honor a su apodo: «Para mí es un honor que me acojan como uno más porque la murga es lo más grande».

Durante los ensayos, con batería y guitarra incluida, no faltan el cachondeo ni la coreografía con la estudiada expresión corporal. «Siempre hemos ensayado aquí. A veces incluso cenamos y seguimos cantando hasta bien entrada la madrugada. Para nosotros, lo más importante no es el trabajo, sino lo que engloba. Somos como hermanos.

Aquí no hay cabida para la discusión ni los malos rollos», confiesa el presidente de 'Los ciegos, ciegos perdíos', mientras se prepara para hacer otra prueba del tema que cantarán en la gala del Cambio de Poderes el próximo 3 de febrero en el pabellón Diego Calvo Valera.

Y al finalizar el ensayo, todos entonan el 'Mediterráneo' de Serrat con una letra dedicada a Águilas, que remarca: «Orgullo de ti siento yo, orgullo de un aguileño».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos