«Me estaban pegando una paliza y cogí un objeto del suelo para defenderme»

David M., principal acusado del crimen de Águilas, sale de la furgoneta policial, ayer./Sonia M. Lario / AGM
David M., principal acusado del crimen de Águilas, sale de la furgoneta policial, ayer. / Sonia M. Lario / AGM

La juez envía a prisión al principal acusado de matar a puñaladas a un vecino de 47 años durante la reyerta del pasado miércoles

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

El Juzgado de Instrucción número 4 de Lorca ordenó ayer el ingreso en prisión provisional para David M., el principal acusado de matar a puñaladas al aguileño Ginés Rodríguez, de 47 años, y de herir a su hijo, de 26 años, durante una reyerta ocurrida el pasado miércoles entre dos familias en la calle Calabardina. Otros dos arrestados por tomar parte en la pelea son cuñados del supuesto autor del crimen. Ambos son sospechosos de estar implicados en la riña, aunque ayer quedaron en libertad con la obligación de comparecer cada quince días ante el juez. A un cuarto investigado se le atribuye un delito de encubrimiento, pero se encuentra en libertad con cargos.

Los tres detenidos por esta brutal reyerta prestaron declaración ayer en los juzgados de Lorca. Los primeros en dar su versión de los hechos fueron los cuñados del presunto autor, quienes negaron haber participado en la pelea. «Parece que todo empezó por los menores de cada familia. Una hermana de estos implicados comenzó a decir en el instituto que el hijo que esperaba un chico -familiar del fallecido- no era de él, sino de uno de los dos cuñados arrestados», revelaron fuentes próximas al caso.

David M. aseveró a la juez que él estaba en casa de su familia, en Águilas, donde vive desde hace poco tiempo porque su novia ha dado a luz recientemente a una niña. «No he cometido nada contra nadie; solo me he defendido», afirmó. Según su versión, estaba en la casa y llegaron varias personas con palos y navajas, al parecer, del clan de Los Rodríguez. Aseguró que uno de sus cuñados les pidió que se marcharan para evitar disputas.

El juzgado dejó libres a los otros dos arrestados, que solo están acusados de participar en la riña

«Yo intervine en ese momento, y empezaron a decirme que esto no iba conmigo, que yo ya me creía gitano y que me iban a meter en una caja de pino. Y comenzaron a pegarme seis personas. Estaba en el suelo mientras me golpeaban, y vi cómo a uno de ellos se le cayó un objeto. Lo cogí y me defendí. Eso fue lo único que hice», señaló el presunto autor del crimen. «Me golpearon en la espalda y con un palo me abrieron la cabeza. Además, tengo moratones por todo el cuerpo», añadió David M..

Después de que se produjeran los hechos que ahora se investigan y que tienen conmocionado al municipio, David M. se marchó corriendo a su casa para lavarse la brecha de la cabeza y ponerse una toalla. Horas más tarde se entregó en dependencias de la Guardia Civil en Lorca. Según explicaron ayer fuentes del entorno del principal acusado, «él no sabía en aquel momento que había matado a un hombre. No se lo podía ni imaginar».

Durante la comparecencia, que se alargó hasta bien entrada la tarde, se vivieron momentos duros. Fuentes consultadas por este diario aseguraron que los dos cuñados del presunto autor del homicidio padecieron ataques de ansiedad, debido al temor a sufrir represalias por parte de la familia del fallecido.

Más

Fotos

Vídeos