Los ojos de muchas vidas

Uno de los propietarios de un perro guía, ayer, disfrutando de un baño en la playa de Las Delicias. / Paco Alonso / AGM

Los perros guía que ayudan a invidentes se pudieron bañar ayer en Las Delicias gracias a una iniciativa del Ayuntamiento

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Fue una imagen inédita. Los perros guía que ayudan a los invidentes se dieron ayer su primer baño junto a sus dueños en la playa de Las Delicias, en Águilas. El Ayuntamiento anunció esta semana que iba a llevar a cabo esta iniciativa en favor de la Asociación de Perros Guía de la Región, con el objetivo de concienciar a la ciudadanía sobre las dificultades que tienen las personas con deficiencias visuales a la hora de acceder a una playa.

La jornada playera prometía y se cumplieron todas las expectativas. Cinco invidentes, acompañados en todo momento por voluntarios de ONCE y Cruz Roja, pudieron acceder a la playa con sus canes. El concejal de Turismo, Ginés Desiderio Navarro, recordó que «las personas con ceguera necesitan para bañarse poder acceder a la playa con sus perros, porque ellos son sus ojos».

Los dueños de los canes aprovecharon para darse un largo paseo, disfrutando de la sensación de caminar descalzos por la arena y no dudaron en ponerse a tomar el sol. El edil Navarro añadió que esta jornada no solo pretende concienciar a la población; «también es explicativa, porque la ley estatal sí permite el baño con perros guía a las personas con deficiencias visuales».

Los canes aprovecharon primero para 'conocerse' entre ellos y después se dieron un chapuzón junto a sus dueños. Y comenzaron a jugar por Las Delicias. De hecho, se convirtieron en los reyes de la citada playa: le robaron el balón de fútbol a unos chavales que estaban jugando en la arena; los niños disfrutaron como locos jugando con los animales, y estos pasaron una mañana por todo lo alto. Tanto que acabaron con la lengua fuera.

«Algunas personas han venido a preguntar por qué estaban los perros en la playa, y les hemos explicado que los invidentes también tienen derecho a bañarse y pueden estar aquí con sus mascotas», matizó el concejal. La jornada de demostración finalizó sobre el mediodía.

En ese momento, los dueños de estos perros guía y las propias mascotas se marcharon a sus casas con menos calor que cuando llegaron a la playa. «La verdad es que nos sentimos muy orgullosos».

Fotos

Vídeos