Los ojos de muchas vidas

Uno de los propietarios de un perro guía, ayer, disfrutando de un baño en la playa de Las Delicias.
Uno de los propietarios de un perro guía, ayer, disfrutando de un baño en la playa de Las Delicias. / Paco Alonso / AGM

Los perros guía que ayudan a invidentes se pudieron bañar ayer en Las Delicias gracias a una iniciativa del Ayuntamiento

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Fue una imagen inédita. Los perros guía que ayudan a los invidentes se dieron ayer su primer baño junto a sus dueños en la playa de Las Delicias, en Águilas. El Ayuntamiento anunció esta semana que iba a llevar a cabo esta iniciativa en favor de la Asociación de Perros Guía de la Región, con el objetivo de concienciar a la ciudadanía sobre las dificultades que tienen las personas con deficiencias visuales a la hora de acceder a una playa.

La jornada playera prometía y se cumplieron todas las expectativas. Cinco invidentes, acompañados en todo momento por voluntarios de ONCE y Cruz Roja, pudieron acceder a la playa con sus canes. El concejal de Turismo, Ginés Desiderio Navarro, recordó que «las personas con ceguera necesitan para bañarse poder acceder a la playa con sus perros, porque ellos son sus ojos».

Los dueños de los canes aprovecharon para darse un largo paseo, disfrutando de la sensación de caminar descalzos por la arena y no dudaron en ponerse a tomar el sol. El edil Navarro añadió que esta jornada no solo pretende concienciar a la población; «también es explicativa, porque la ley estatal sí permite el baño con perros guía a las personas con deficiencias visuales».

Los canes aprovecharon primero para 'conocerse' entre ellos y después se dieron un chapuzón junto a sus dueños. Y comenzaron a jugar por Las Delicias. De hecho, se convirtieron en los reyes de la citada playa: le robaron el balón de fútbol a unos chavales que estaban jugando en la arena; los niños disfrutaron como locos jugando con los animales, y estos pasaron una mañana por todo lo alto. Tanto que acabaron con la lengua fuera.

«Algunas personas han venido a preguntar por qué estaban los perros en la playa, y les hemos explicado que los invidentes también tienen derecho a bañarse y pueden estar aquí con sus mascotas», matizó el concejal. La jornada de demostración finalizó sobre el mediodía.

En ese momento, los dueños de estos perros guía y las propias mascotas se marcharon a sus casas con menos calor que cuando llegaron a la playa. «La verdad es que nos sentimos muy orgullosos».

Fotos

Vídeos