«David le clavó a mi padre una navaja con una hoja de 28 centímetros»

Diego Rodríguez relata cómo se originó la reyerta de la pasada semana en Águilas./Paco Alonso / AGM
Diego Rodríguez relata cómo se originó la reyerta de la pasada semana en Águilas. / Paco Alonso / AGM

«Si no llegamos a ir a aquella casa para hablar con ellos, mi padre aún seguiría entre nosotros». Diego Rodríguez es una de las dos víctimas de la reyerta de Águilas: «Nos habíamos criado con la otra familia»

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Sufrió heridas de diversa consideración en el cuello y en la espalda durante una reyerta entre dos familias en Águilas. Pero lo que más le duele a Diego Rodríguez, de 26 años, no son los cortes, sino la ausencia de su padre, Ginés Rodríguez, quien murió apuñalado durante la riña. El presunto autor, David M., está entre rejas desde el pasado fin de semana, aunque eso no calma los nervios de Diego. «Mi padre fue asesinado. David cogió una navaja, con una hoja de 28 centímetros, y se la clavó en el costado. A mi también me apuñaló. Solo quiero que se haga justicia y que el asesino de mi padre pase el máximo tiempo en la cárcel», clama con la voz llena de tristeza. «Todo esto es muy duro. Jamás pensé que la vida de mi padre acabara de ese modo», asegura apesadumbrado.

-¿Cómo se encuentra?

-Destrozado (suspira y deja de hablar durante unos segundos para tomar aire). Mi familia y yo estamos abatidos porque la muerte de mi padre ha sido un gran palo. No nos esperábamos que esto pudiera suceder. Mi madre se ha quedado viuda; mis seis hermanos, sin padre. Esto ha sido una auténtica tragedia.

«Nunca habíamos tenido relación con la persona que acabó con su vida» «Lo más jodido es el día a día. No salimos de casa; no tenemos fuerzas para seguir»

-Usted sufrió varias puñadas durante la riña...

-Me pegaron tres cuchilladas en el cuello y una en la espalda.

-¿Conocía a los miembros de la familia que le agredieron?

-¡Claro! Nos criamos con ellos porque vivíamos en la misma calle hasta que yo cumplí once años, que fue cuando nos mudamos al barrio de Los Pescadores. Mi padre siempre fue amigo íntimo del padre de ellos. Con quien nunca habíamos tenido ningún tipo de relación era con David, que lleva poco tiempo en esa familia. La relación con la otra familia era buena hasta que ocurrió la pelea.

-¿Cuál fue el motivo?

-Uno de mis hermanos es novio de una zagala que tiempo atrás estuvo con un miembro de la otra familia. Mi hermano la dejó embarazada y una de las hermanas de la otra familia empezó a decir que ese hijo no era de mi hermano. El bulo se corrió, y mi hermano le comentó a la chavala que no fuera por ahí contando mentiras. Esa cría le contó a sus hermanos que la estábamos atosigando.

-¿Y qué pasó?

-Que los de la otra familia vinieron a mi casa a hablar con mi padre, pero estaba en el bar. Así que se fueron. Cuando mi padre llegó, decidimos ir a hablar con esa gente para arreglar el problema. Todo sucedió cuando Manuel y Andony, los dos cuñados de David -también implicados-, empezaron a perderle el respeto a mi padre. En ese momento, decidimos largarnos para que la cosa no fuera a más. Salimos de la casa y nos fuimos para el coche, y David empezó a increparnos. Mi padre le dijo: «¡Tú no te metas». Como él seguía, mi padre le advirtió de que nos estaba tocando los huevos, o algo así. En ese momento, Manuel le echó mano a la navaja y se la dio a David. Nos dispersamos, y David se fue a por mis dos hermanos pequeños, que habían venido a acompañarnos. Mi padre intentó reducirlo, pero David le clavó la navaja en el costado y lo mató. Yo estaba a unos cuatro metros. Cogí un palo que había en el bancal y fui a separarlos, pero se abalanzaron sobre mí. Andony me sujetó y David me pegó las puñaladas. Uno de mis hermanos le pegó con el palo a David. Me quedé aturdido, en 'shock'.

-¿Recuerda qué pasó después?

-Me trasladaron al hospital, sedado. Y me dieron la peor noticia: mi padre estaba muerto.

-La Guardia Civil investiga la causa del incendio que se produjo en la casa de la otra familia.

-Yo estaba en el hospital y mi familia se encontraba conmigo. ¿Qué ganamos nosotros haciendo eso? No tiene sentido. Lo que queremos es justicia, y que David pase el máximo tiempo en la cárcel.

-¿Qué es lo peor después del asesinato de su padre?

-Lo más jodido es el día a día. No sabemos cómo llevarlo. Mi padre era la pieza fundamental. Estaba parado y siempre pasaba el tiempo con nosotros en casa. Ahora, eso ya no existe. Es imposible aislarte del problema. Lo único bueno es que tenemos el apoyo de vecinos y de gente que conocemos. Pero no salimos de casa porque no tenemos fuerzas. No podemos hacer una vida normal.

-¿Se arrepiente de algo?

-De haber tratado a esa gente como si fueran amigos nuestros. Me arrepiento de haber ido a esa casa. Si no hubiéramos estado allí, mi padre seguiría con nosotros. Es muy duro que ellos hayan hecho esto incluso cuando han dormido en mi casa. Si el padre de la otra familia estuviera en vida, esto no hubiera sucedido.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos