Arrestan a un narcotraficante fugado de prisión por un presunto crimen mafioso

El sospechoso, Giuliano B., saliendo ayer del juzgado./Paco Alonso
El sospechoso, Giuliano B., saliendo ayer del juzgado. / Paco Alonso

Giuseppe Nirta, supuesto miembro de la 'Ndrangheta, fue abatido de varios disparos por un encapuchado a las puertas de su chalé, en junio del año pasado

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

La Guardia Civil está en camino de resolver uno de los asesinatos con peores perspectivas de los ocurridos en los últimos años en la Región: la muerte de Giuseppe Nirta, conocido por el sobrenombre de 'El Italiano', de 54 años de edad, quien en junio del año pasado fue abatido de varios disparos a las puertas de su chalé de Águilas. Un encapuchado, que había estado esperando su llegada, emboscado entre las sombras, le descerrajó varios tiros a bocajarro cuando descendió de su Volkswagen Touareg y se dispuso a abrir la puerta de entrada a la vivienda. La novia de Nirta, una ciudadana rumana que iba a bordo del vehículo, logró salvar la vida al salir corriendo y alcanzar una zona de monte.

Las aparentes connotaciones mafiosas de este asesinato apuntaban a una más que complicada resolución del caso. Los investigadores de la Policía Judicial del Instituto Armado no tardaron en constatar que el fallecido, con antecedentes por tráfico de drogas, estaba presuntamente vinculado con la 'Ndrangheta -la mafia calabresa-, tal y como más tarde confirmaron las autoridades italianas.

Nirta pertenecía a una familia que protagonizó el asesinato de seis personas a las puertas de una pizzería en Duisburgo (Alemania) en agosto de 2007. Las víctimas pertenecían a una familia rival: los Pelle-Vottari. Este dato llevó a la Guardia Civil a no descartar que la muerte de 'El Italiano' pudiera estar relacionada con un ajuste de cuentas por aquellos lejanos hechos, como tampoco por posibles negocios ilícitos en los que estuviera mezclado.

La noche en que 'El Italiano' fue asesinato, Giuliano B. disfrutaba de su primer permiso penitenciario

Después de meses de investigaciones, los agentes condujeron ayer hasta el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Lorca a un ciudadano italiano, Giuliano B., de unos 60 años, después de una larga peripecia con la justicia de Albania. El sospechoso fue arrestado el pasado 27 de septiembre, después de que las autoridades españolas hubieran emitido una orden internacional de busca y captura al disponer de datos que apuntaban a su supuesta participación en el crimen.

Giuliano B. había intentado entrar en ese país con un pasaporte falso de Eslovenia, según confirmaron ayer fuentes próximas al caso. Dos meses antes, en julio de 2007, había escapado de un centro penitenciario de Murcia, aprovechando un permiso, al saber que estaba siendo investigado como sospechoso.

Hasta el momento de su huida, Giuliano B. había cumplido más de tres años y medio de condena por tráfico de drogas, al haber sido arrestado con más de dos toneladas de marihuana en Águilas, en la que ha sido uno de los mayores golpes que las fuerzas de seguridad han dado en la Región contra esa droga.

Dos fincas colindantes

La finca en la que Giuliano B. almacenaba esa gran cantidad de sustancia estupefaciente colinda con la parcela en la que estaba residiendo Giuseppe Nirta cuando fue asesinado, lo cual es un dato que lleva a los investigadores a pensar que ambos se conocían y que podían tener cuentas pendientes.

Los investigadores han comprobado que la noche del 9 de junio de 2017, cuando fue asesinado 'El Italiano', Giuliano B. se encontraba disfrutando de su primer permiso penitenciario después de una larga condena. Esa noche, además, fue identificado en apariencia en un control de la Guardia Civil, próximo al lugar donde se produjo el crimen.

El hecho de que las diligencias se encuentren secretas impide conocer cuál es el material probatorio en el que se sustentan las imputaciones contra el que hasta ahora es el principal sospechoso de la muerte de Nirta. Sí ha trascendido que hay al menos otras siete personas arrestadas por estos mismos hechos, entre los que se encuentra algún italiano más, varios vecinos de Lorca con los que mantenía relación de amistad y hasta dos vecinos de Asturias que le habrían proporcionado documentación falsa.

Ayer, cuando compareció ante el juez instructor, asistido por el abogado Manuel Maza Ruiz, el sospechoso se acogió a su derecho a no declarar con el argumento de que no puede defenderse con garantías por estar secretas las diligencias. El magistrado Antonio Morente ordenó su ingreso en prisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos