Águilas busca enterrador

El edil Consentino (i), en marzo, frente a los nuevos nichos. /Ayto
El edil Consentino (i), en marzo, frente a los nuevos nichos. / Ayto

Quince candidatos optan a ocupar la vacante de sepulturero que oferta el Consistorio; el contrato será de tres años

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Mantener en buen estado los nichos, transportar féretros en un coche fúnebre y dar sepultura a los fallecidos con la más estricta profesionalidad. El oficio de enterrador no pasa de moda. Y Águilas necesita uno. El Ayuntamiento ha ofertado, gracias a una bolsa de empleo temporal, un puesto de sepulturero en el cementerio municipal, que ha experimentado una ampliación de casi doscientos nichos en los últimos años. Un total de quince personas han presentado ya su solicitud para conseguir este trabajo, pero será el próximo mes cuando se dé a conocer al seleccionado.

Los aspirantes deben tener los carnés de conducir A1 y B, ser mayores de dieciséis años y además poseer conocimientos sobre nichos, enterramientos, exhumaciones y obras de mantenimiento. Así lo reflejan las bases de la bolsa de trabajo para este puesto. Las personas que se han presentado cumplen con todos estos requisitos. Sin embargo, en las próximas semanas tendrán que pasar dos pruebas en las que se valorarán diversos conocimientos relacionados con este viejo oficio.

Dos pruebas

El seleccionado cobrará 1.500 euros al mes y trabajará 37,5 horas semanales

Los interesados deberán contestar, por escrito, diez preguntas que se centrarán en cuatro campos: lo relacionado con la exhumación y el traslado de cadáveres, las tareas de apertura y cierre del cementerio, la ubicación de las calles y parcelas de las instalaciones, y las medidas de protección que hay que llevar a cabo cuando se realizan los trabajos. Esa será la primera prueba.

En el segundo examen, los aspirantes tendrán que abordar un caso práctico, como una supuesta exhumación o el enterramiento de un cadáver. Así lo explica la concejal de Empresas Prestadoras de Servicios, Isabel Fernández, quien asegura que «la persona que al final consiga el trabajo tendrá un contrato de duración de 36 meses como máximo. Hemos sacado esta bolsa de empleo para cubrir la vacante de Juan Carrasco, actual enterrador que se jubila el próximo mes de noviembre». La edil añade que «el puesto conllevará un sueldo al mes de 1.500 euros líquidos, a los que habrá que añadir las horas extra de los festivos».

El sepulturero trabajará un total de 37,5 horas semanales, «como los funcionarios». Pero «en ese plazo de 36 meses, el Ayuntamiento sacará una oposición libre para cubrir la vacante de forma definitiva», puntualiza la edil Fernández. «Finalmente, y tras haber valorado las dos pruebas, los técnicos del Consistorio escogerán a la persona que mejor se ajuste a los requisitos de enterrador».

Por otro lado, el Pleno celebrado ayer dio luz verde a una modificación en la bolsa del empleo para enterrador. «El problema solo ha sido administrativo, ya que pusimos en las bases que se precisaban los carnés de conducción A y B, cuando son el A1 y el B», apunta la edil.

La sesión aprobó también una moción conjunta, presentada por PSOE y PP, para instar al Gobierno regional a que lleve a cabo las actuaciones necesarias para que Águilas cuente con un servicio de ITV.

Otros puntos en el Pleno

Otro de los puntos que se acordaron fue exigir al Gobierno regional que realice un estudio en los colegios de Águilas para así poder integrar un servicio de enfermería en los centros que lo requieran. La alcaldesa, Mari Carmen Moreno, explicó que «ya se aprobó una moción en la Asamblea, y queremos que la Comunidad lleve a cabo ese mandato».

El equipo de gobierno tumbó una moción del PP en la que se exigía un plan de mantenimiento para el polígono industrial El Labradorcico. Según los socialistas, «ya estamos llevando a cabo trabajos de mantenimiento, desde hace varios meses, en dicho polígono. Además, estamos trabajando mano a mano con la Asociación de Comerciantes Industriales de Águilas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos