El agua desalada llegará el año que viene a más municipios debido a la sequía

El Consejo de Administración de la MCT se reunió ayer en la potabilizadora de Sierra de la Espada./VICENTE VICÉNS / AGM
El Consejo de Administración de la MCT se reunió ayer en la potabilizadora de Sierra de la Espada. / VICENTE VICÉNS / AGM

La Mancomunidad hace obras de emergencia para que se extienda al Valle del Guadalentín; las fábricas de agua han evitado restricciones

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El consumo de agua desalada se extiende entre los 80 municipios abastecidos por la Mancomunidad de Canales del Taibilla (MCT). La sequía ha alterado todo el sistema de distribución y ha colocado a las desaladoras como principal fuente de suministro a consecuencia del cierre del acueducto Tajo-Segura. El año que viene, los municipios del Valle del Guadalentín recibirán agua desalada con las obras de emergencia que se están realizando, según explicó ayer Adolfo Gallardo, delegado del Gobierno en la MCT, al término del Consejo de Administración de este organismo que tuvo lugar en la potabilizadora de Sierra de la Espada.

Gallardo indicó que las desaladoras han evitado las restricciones este año. Los únicos municipios a los que no llegará el agua industrial son los abastecidos directamente con recursos del río Taibilla. Se trata de una veintena de ayuntamientos situados en el norte y noroeste. La red de desaladoras alcanza hasta ahora a Molina de Segura.

La desalación se ha convertido en la principal fuente de recursos para atender a la población, con el 35% del total. El Trasvase ha aportado el 28%, hasta que se cerró en mayo; y el resto procede del río Taibilla (28%) y de los pozos (9%). Gallardo informó de que la demanda ha crecido un 5,8%, hasta alcanzar los 191 hectómetros en lo que respecta al suministro de su organismo. Hay municipios, como Murcia, que también tienen concesiones directas del río, aunque se acabaron hace unos meses.

La MCT está realizando obras de emergencia para optimizar el suministro. El sistema de distribución ha cambiado y hay que ejecutar conducciones reversibles. Habrá una canalización de la desaladora de Águilas a la potabilizadora de Lorca para reconducir los caudales. Desde este punto se suministrará agua industrial a los municipios del Valle del Guadalentín. Otra actuación proporcionará a Mazarrón más agua de Valdelentisco. La última actuación se centrará en el Canal de Alicante, también para optimizar los recursos de la desaladora de esta ciudad.

Sin subir el precio

En definitiva, se trata de obras que van a permitir aumentar y redistribuir a más puntos de la red recursos procedentes de las desaladoras de Alicante (I y II) y San Pedro del Pinatar (I y II) así como de las plantas de Acuamed (Torrevieja, Valdelentisco y Águilas) que tienen convenios de suministro con la MCT. Estas actuaciones fueron concebidas en previsión de un empeoramiento de la situación de sequía y la disminución de los recursos hidráulicos disponibles.

La MCT aguantará sin subir las tarifas de agua hasta donde sea posible, recalcó ayer Gallardo. «De momento, podemos hacer frente sin incrementar el precio». Durante la reunión, informó a los miembros del Consejo de Administración, entre ellos alcaldes y concejales, que la falta de recursos por la sequía ha sido el denominador común, aunque el periodo «ha finalizado sin mayores repercusiones en el abastecimiento de agua potable y el suministro ha estado en todo momento atendido», a pesar del incremento de la demanda durante los meses de verano.

Durante el último año, y en coordinación con el Ministerio, «se ha realizado un importante esfuerzo para informar a los diferentes usuarios y agentes implicados de la delicada situación que atraviesan las demarcaciones del Júcar y el Segura», para intentar paliar, en la medida de lo posible, los efectos socioeconómicos de la sequía», apostilló Gallardo. Reiteró el llamamiento «para un uso y consumo del agua» tal y como se ha venido haciendo en los últimos comités ejecutivos celebrados. La Confederación Hidrográfica del Segura ha instado a los municipios a ahorrar un 15% de agua hasta octubre del año próximo.

Una bacteria impide que Águilas beba de su desaladora

La aparición de una bacteria en los bastidores de la desaladora de Águilas ha obligado a cambiar el suministro de agua a esta población. Hasta ahora se surtía de los recursos de dicha desaladora, informó la Mancomunidad de Canales del Taibilla, que añadió que dicha bacteria se elimina fácilmente en el proceso de cloración en las plantas potabilizadoras, por lo que no existe riesgo para la población. No obstante, y con el fin de eliminar el foco del problema, Acuamed está revisando las instalaciones para reanudar el suministro urbano lo antes posible. Mientras tanto, Águilas recibirá agua del río Taibilla. No existe riesgo para los cultivos, precisaron las mismas fuentes. Una de las obras de emergencia del Ministerio consiste en instalar un canal reversible desde la desaladora de Águilas a la potabilizadora de Lorca para que el agua desalada llegue a todos los municipios del Valle del Guadalentín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos