Agricultores y productores muestran «unidad» para la construcción de las dos desaladoras privadas

Uno de los asistentes, en plena intervención./J. M. Rodríguez / AGM
Uno de los asistentes, en plena intervención. / J. M. Rodríguez / AGM

El presidente de los regantes del Tajo-Segura, Lucas Jiménez, expresa también su conformidad con el proyecto en una reunión a la que asistieron medio millar de personas

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

Más pasos en firme hacia la construcción de las desaladoras que los agricultores vienen planteando desde hace ya unos meses, y promovidas por varias empresas privadas de la Región. Los más de 500 agricultores, regantes y productores reunidos ayer en la asamblea informativa que tuvo lugar en los Salones Acuario de Torre Pacheco mostraron su «unidad» ante el proyecto, que contempla la construcción de dos desaladoras de 60 hectómetros cúbicos, una en Campoamor (Alicante) y otra en Escombreras (Cartagena). En la reunión de ayer se abordó desde el planteamiento inicial hasta el trabajo desarrollado hasta el día de hoy, pero sobre todo se inició en que el proyecto, que ya está en marcha aunque aún no tiene fechas fijas, «no es de las empresas promotoras, sino de todos los agricultores de la Región y del Levante», abundó Francisco López, uno de los abogados implicados en el desarrollo del proyecto. Además, el acto contó con la intervención del presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo Segura (Scrats), Lucas Jiménez, que durante su turno de palabra, al final del encuentro, también mostró su conformidad con la construcción de estas instalaciones, reconociendo incluso la importancia del agua desalada para el futuro de la Región.

Según López, los presentes no manifestaron «ningún tipo de controversia». José Antonio Cánovas, uno de los impulsores del proyecto, valoró la reunión como «todo un éxito», con la asistencia de unos 600 regantes de Murcia, Alicante y Almería, y que «están decididos a construir las dos desaladoras».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos