El PP afronta su necesaria regeneración en un congreso plagado de incógnitas

López Miras./Nacho García / AGM
López Miras. / Nacho García / AGM

La dirección insiste en que debe servir para la refundación y rearme que el partido lleva aplazando tres años, pero faltan muchos detalles por concretar

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

La regeneración es, con los matices que le aportan algunas de las palabras empleadas en el PP como refundación y redefinición, el fin último del congreso extraordinario que el PP celebrará el 18 de marzo en Murcia. Sin embargo, la innovadora forma para llevarla a cabo, a través de un cónclave asambleario abierto a todos los militantes, genera muchas incertidumbres dada la inexperiencia del PP en este tipo de procesos de democracia interna.

La convocatoria no solo busca el refrendo por parte de los afiliados de su actual presidente, Fernando López Miras, que llegó al cargo por designación directa de su predecesor, Pedro Antonio Sánchez, sino también cerrar una etapa traumática para el PP que se inició hace tres años con las tensiones internas que produjo la sucesión de Ramón Luis Valcárcel. A ello siguieron el interregno de la presidencia regional de Alberto Garre -ahora fuera del partido y gestando una formación política competidora-, la frustrante etapa de Pedro Antonio Sánchez, que concluyó de forma abrupta con su dimisión acosado por los casos 'Púnica' y 'Auditorio' de presunta corrupción, y la llegada al poder de López Miras sin ningún debate interno.

Da la casualidad de que el congreso extraordinario impulsado por López Miras para legitimar y asentar su liderazgo va a celebrarse el mismo día, 18 de marzo, pero un año después, en que tuvo lugar el XVI congreso ordinario del PP que eligió a Pedro Antonio Sánchez presidente del partido, ignorando los casos judiciales con los que entonces se le relacionaba y que un mes después provocaron que tuviera que dimitir como presidente de la Comunidad.

López Miras asume riesgos al presentarse ante los afiliados para ser ratificado como presidente de la organización -baja participación o un alto porcentaje de rechazo, porque habrá votación aunque sea el único candidato-, pero le restó importancia al expresar su convencimiento de que cuenta con «el apoyo de la mayoría de los afiliados; tengo 34 años, pero la gente me conoce porque llevo muchos años trabajando en la organización del partido».

Más

En este sentido, más que su reelección, lo que le preocupa es la imagen y las ideas que el PP murciano transmitirá a la sociedad. «Más que la candidatura, lo realmente importante y lo que más me ilusiona es cambiar el partido y crear un proyecto más participativo, más transparente y regenerador que nos permita reencontrarnos con la sociedad», declaró ayer a 'La Verdad'.

Dio por sentado que habrá cambios en la ejecutiva del partido que propondrá tras su reelección, pero descartó que vaya a ser totalmente nueva. «No se trata de romper con el pasado, voy a contar con gente nueva pero también con la de antes, ya que su experiencia es fundamental». «La sociedad exige dar pasos valientes y estoy convencido de que esto es lo que quiere la sociedad», agregó sobre el golpe de efecto dado al anunciar un congreso en el que, por primera vez en la historia del PP, todos los afiliados podrán participar en la elección directa del presidente de la organización.

Sin embargo, ayer, un día después de que la Junta Directiva Autonómica del PP aprobara la convocatoria del congreso, aún persistían muchas dudas sobre cómo se llevará a cabo.

La iniciativa obligará al PP regional a realizar una profunda depuración de su censo de afiliados para determinar quiénes pueden participar en la votación. El partido cuenta en la actualidad, según cifras oficiales, con 37.640 militantes en la Región, pero para poder asistir al congreso y poder votar deberán estar al día en el pago de las cuotas de los años 2017 y 2018 y, además, inscribirse en una web específica que creará el partido.

Falta por determinar dónde y cuándo se realizará la votación. López Miras adelantó ayer que lo más práctico sería que lo hicieran en sus propias sedes locales, y no en el recinto que vaya a acoger el congreso, que también está por concretar dado que debe tener un aforo suficiente para albergar a miles de personas. Pero si los afiliados votan en sus sedes locales, tal vez deberán hacerlo antes del 18 de marzo para que ello no les dificulte asistir al congreso. Son detalles importante que el comité organizador, que preside el alcalde de Murcia, José Ballesta, deberá resolver en los próximos días.

Proyecto de Región

Los temas concretos sobre los que tratarán los documentos políticos que se verán en el congreso, y por los que pasa la «redefinición ideológica» que persigue la dirección popular, no están aún del todo precisos. Ballesta adelantó que uno sería sobre regeneración «en toda su amplitud», mientras que López Miras indicó que otro podría versar sobre «el proyecto de Región» del PP que, a su juicio, debe ir más allá que la demanda de mejores infraestructuras.

En el discurso que pronunció el jueves por la noche ante la Junta Directiva lo dijo con otras palabras: «Debemos ofrecer algo más a la sociedad que el AVE y el nuevo aeropuerto».

Otro significativo detalle que resta es la aprobación formal por parte de la dirección nacional del partido del congreso asambleario convocado en Murcia, ya que se trata de una fórmula prevista en los estatutos del PP, pero solo como algo excepcional. La dirección regional tiene el visto bueno verbal de Génova, como lo prueba que Mariano Rajoy haya aceptado estar presente en la clausura, pero la aprobación oficial por parte de la Comisión Ejecutiva Nacional se prevé que se produzca este lunes.

Lo que sí está descartado es que la fórmula de 'un afiliado un voto' para elegir al presidente regional del partido, e incluso la posibilidad de extenderla a los candidatos electorales, vaya a perpetuarse. Miras negó ayer que vayan a modificarse los estatutos del partido para que, de ahora en adelante, quienes le sucedan sean elegidos también con la participación de todos los afiliados. «No podemos cambiarlos porque estarían en contradicción con los estatutos nacionales, y eso no puede ser», explicó. No obstante dejó la puerta abierta a que en el futuro la Junta Directiva del PP pueda volver a convocar un congreso asambleario cuando lo considere oportuno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos