La Aemet prevé madrugadas a menos dos grados el viernes y sábado

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Los termómetros en la pedanía caravaqueña de Los Royos se desplomaron la madrugada del miércoles hasta -6,1 grados centígrados. Esta fue la temperatura más baja de toda la Región, seguida de los -4,3 grados de Jumilla y Yecla y los -3,3 grados de Zarcilla de Ramos en Lorca. «No obstante, las temperaturas fueron un poco más altas que en las madrugadas del lunes y el martes», precisó la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). «Hasta que no se remueve la masa de aire, podremos seguir teniendo heladas», avanzaron ayer desde la Aemet.

De manera que el campo murciano seguirá sin pegar ojo porque se espera que las noches continúen marcadas por la ausencia de nubes y viento, factores que, junto a la masa de aire frío que hay sobre la Península, favorecen la caída en picado de las temperaturas. Prueba de ello es que la pasada madrugada hubo una alerta amarilla por temperaturas de -4 grados en las comarcas del Altiplano y Noroeste. «Para el viernes y sábado se espera heladas, aunque serán algo más débiles: de entre menos uno y menos dos grados centígrados».

A pesar de los valores bajo cero que se están registrando esta semana en diversas comarcas de la Región, la Aemet subraya que, en principio, «no se ha superado ninguna efeméride para una primera quincena de diciembre». La única alegría para el sector agrícola podría llegar a partir del lunes, con precipitaciones de dos litros por metro cuadrado. También se espera que ese día las temperaturas máximas y mínimas «repunten más», llegando incluso durante el día a los 19 grados centígrados en algunos municipios de la Vega del Segura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos