«Nos adaptamos a las nuevas generaciones y modelos familiares»

Irene Sánchez, en el balneario El Delfín./J. L. P.
Irene Sánchez, en el balneario El Delfín. / J. L. P.

Irene Sánchez. Gerente del balneario El Delfín, de Los Baños de Mula

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑERO

Irene Sánchez es la gerente del balneario El Delfín, situado en la pedanía muleña de Los Baños de Mula. Ella es la última de varias generaciones que han regentado El Delfín, un lugar dedicado al baño y a la relajación, con un edificio para el hospedaje. Irene ha apostado por dar un impulso al negocio termal, sumándose, como otros empresarios del lugar, al proyecto con el que se pretende convertir Los Baños de Mula en un punto de interés turístico termal en la Región y en España.

-¿Cómo surge la idea de modernizar y dar otra nueva imagen al negocio?

-Los Baños de Mula, conocidos dentro y fuera de España, han demostrado durante décadas tener la capacidad de ofrecer a muchísimas familias un entorno rural y familiar muy estimado por las nuevas generaciones. Dar al cliente la posibilidad de disfrutar de un agua completamente natural que emana de debajo de la tierra y con diferentes y amplias propiedades es para nosotros una satisfacción. Es por lo que tenemos la obligación de poner al día el servicio al cliente y dar a conocer este rincón de la tranquilidad, que más que nunca tanto necesitamos las personas hoy en día.

-¿Buscan dar un giro de 180 grados al turismo de Los Baños?

-Sí. Las nuevas generaciones, nuevos modelos familiares, las necesidades personales obligan a una nueva adaptación en instalaciones y a aumentar la publicidad de este rinconcito murciano, que nos ofrece una tranquilidad y armonía que en pocos lugares se pueden tener, junto con la calidad de un agua con fines terapéuticos y preventivos para la salud que durante tantos años ha atraído a muchas personas.

-¿Qué servicios prestan?

-El Delfín está en la pedanía de Los Baños de Mula, en un idílico entorno del espacio natural cerca de Sierra Espuña. Ofrece apartamentos en un parador del siglo XX con vistas al cerro de La Almagra. Su diseño combina elementos de tradición con espacios amplios, creando una atmósfera de reposo con la que prolongar la sensación de bienestar del agua termal. El agua natural del manantial brota en el corazón del parador en diferentes termas privadas, que se pueden utilizar cuando estás hospedado. En los apartamentos se incluye el desayuno y nuestros clientes tienen la posibilidad de reservar servicios de masaje, tanto relajante como fisioterapéutico.

-¿Han recibido apoyo de las administraciones públicas?

-Las administraciones públicas son siempre una herramienta de apoyo. Valoramos muchísimo su inestimable colaboración cuando la hemos requerido.

-¿Qué inversiones se han llevado a cabo?

-En cuanto a las instalaciones de apartamentos, se han reformado para un ambiente coqueto de montaña y para dar un mayor confort a nuestros clientes, pero respetando siempre el carácter tradicional de El Delfín. En cuanto al servicio, siempre tenemos al cliente por prioridad. El servicio personalizado es lo más valorado por los clientes de hoy día. Se ofertan visitas guiadas por Mula y pedanías. Incluimos ofertas para peregrinos. La parte de baños ofrece una atmósfera más minimalista, con música de relajación y aromas sutiles. Se ofrece la posibilidad de masaje, tanto en terma como en apartamentos.

-¿Cuáles son sus propuestas para dar un impulso a Los Baños?

-Al conseguir recientemente este manantial una clasificación minero medicinal, se realizarán todos los cambios necesarios para adecuar las instalaciones (como vestuarios, salas masajes). Valoramos la incorporación de un médico hidrólogo, necesario para los tratamientos de enfermedades de la piel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos