El acusado de violar a una niña afronta catorce años de prisión

Remberto G./J. Carrión / AGM
Remberto G. / J. Carrión / AGM

El fiscal sostiene que la agresión sexual dejó graves secuelas en la menor, como la adicción a la ingesta de papel higiénico

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Hasta 14 años de prisión solicita la Fiscalía para Remberto G. C, un joven acusado de violar a una niña de 11 años. El sospechoso se sentó ayer en el banquillo de la Audiencia Provincial de Murcia para responder por una supuesta agresión sexual que, remarca el Ministerio Público en su escrito de conclusiones provisionales, dejó en la menor graves secuelas. Entre ellas, la disminución de la concentración en los estudios, el nerviosismo continuo y la adicción que la niña ha desarrollado a la ingesta de papel higiénico y de escayola de las paredes.

Esta supuesta violación se produjo una mañana de un día indeterminado del verano de 2011, según sostiene el fiscal. La niña y el acusado -con el que al parecer mantiene algún vínculo familiar- compartían domicilio en un municipio de la Región. Remberto llamó a la niña con el pretexto de que le ayudase en la cocina y aprovechó el momento supuestamente para abordarla en el pasillo, agarrándola fuertemente en contra de su voluntad por la cintura y los brazos.

Compartían vivienda

El Ministerio Público pide que, además, se le impongan a Remberto G. 10 años de libertad vigilada

El Ministerio Público explica que el joven logró despojar a la niña, que entonces contaba solo con 11 años de edad, de su ropa y agredirla sexualmente. Un ataque que, sostiene, duró poco porque la menor logró zafarse y corrió a refugiarse en el dormitorio de sus padres.

La Fiscalía considera que los hechos, que ayer se enjuiciaron ante la Audiencia, son constitutivos de un presunto delito de agresión sexual por el que, además de la pena de cárcel, solicita que se le impongan al joven otros diez años de libertad vigilada -que empezarían a contar una vez que abandone el centro penitenciario-.

Además, el fiscal reclama al tribunal que dicte una orden de alejamiento que impida al procesado acercarse o comunicarse con la menor durante una década; y que indemnice a la víctima en 6.000 euros por los daños morales sufridos a raíz de esta agresión. La Audiencia deberá ahora pronunciarse sobre esta supuesta agresión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos