La Verdad

La cabecera del Tajo entra en el nivel de 'trasvases cero'

Reunión de la Mesa del Agua.
Reunión de la Mesa del Agua. / J. Carrión / AGM
  • El Sistema Entrepeñas-Buendía está por debajo de los 368 hectómetros

Los embalses de la cabecera del Tajo han entrado esta mañana en el Nivel 4 que prohíbe los trasvases, según los datos en tiempo real proporcionados por la Confederación Hidrográfica del Tajo. Los pantanos de Entrepeñas y Buendía almacenan 367,7 hectómetros cúbicos, por lo que han bajado de la línea roja de 368 hectómetros, según establecen la ley del Memorándum y las reglas de explotación del acueducto. En enero del año que viene, el nivel no trasvasable se situará en los 400 hectómetros. Entonces finalizará el periodo de adaptación de cinco años para elevar la reserva intocable desde los 240 a los 400 hectómetros.

En el Nivel 4 no se pueden derivar caudales a la cuenca del Segura, ni a otros territorios de Castilla-La Mancha adscritos a la demarcación del Guadiana. La prohibición afecta tanto a los regadíos como a los abastecimientos. El sistema de cabecera está al 15,5% de capacidad. El conjunto de la cuenca del Tajo almacena 5.823 hectómetros, el 53%.

Los regadíos del Segura tienen este mes 'trasvase cero'. Los abastecimientos a la población han recibido 7,5 hectómetros, el máximo legal permitido, pero el mes que viene ya no tendrán aportaciones del Tajo a menos que se recupere la cabecera.

España se encuentra en "prealerta" por sequía meteorológica y aunque, de momento, no es una fase dramática, hay que esperar las lluvias de otoño e invierno para asegurar el abastecimiento de agua en todos los usos en el año 2018, según el Ministerio. La cuenca del segura está en situación de emergencia.

Gobierno regional y Ministerio abordarán la próxima semana «soluciones urgentes»

Por otra parte, el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, trasladó este viernes a los miembros de la Mesa del Agua que el Gobierno regional ha cerrado para la próxima semana una reunión con altos cargos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para abordar soluciones urgentes que den respuesta inmediata a las necesidades de los regantes de la Región ante "la grave situación que atraviesan por la falta de agua".

López Miras presidió este viernes en el Palacio de San Esteban de Murcia la reunión de la Mesa del Agua, órgano integrado por la patronal Croem, los representantes del sector agrario y agroalimentario y los regantes del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura y de la Junta Central de Usuarios de Regantes del Segura. Durante este encuentro, el presidente de la Comunidad subrayó la importancia "de contar con una voz única que nos haga más fuertes en nuestras reivindicaciones".

Al término de esta reunión, el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, Francisco Jódar, aseguró que la próxima semana será él, como responsable de este departamento, el que se reúna con la directora general del Agua, Liana Ardiles. "Vamos a trabajar todos juntos para que la apertura de los pozos de sequía sea inmediata", dijo Jódar, quien señaló que el presidente de la Comunidad "me ha encargado venir de Madrid con una fecha para esa apertura".

Durante la reunión de la Mesa del Agua, López Miras indicó que el día 30 de septiembre termina su vigencia el Decreto de Sequía y aseguró, según señaló Jódar, que el Gobierno regional trabaja ya en "un nuevo Decreto de Sequía, porque no nos sirve una prórroga del que ya existe, ya que las necesidades son mayores y la situación se ha agravado. Queremos un nuevo Decreto más completo, que contemple más medidas y satisfaga más necesidades".

Por otro lado, López Miras expresó su deseo de que prospere en el Congreso la enmienda presentada a los Presupuestos Generales del Estado, apoyada por el grupo popular, para destinar 4 millones de euros al abaratamiento del precio del agua desalada, para lo que es necesario el apoyo del resto de grupos políticos.

Otras medidas a medio y largo plazo ya enumeradas por el presidente el día de su toma de posesión serían el blindaje del trasvase Tajo-Segura, la redotación de la cabecera del Tajo; la necesidad de autorizar la compra-venta de agua o la cesión de derechos entre comunidades de regantes, a través de la creación de un Banco Público del Agua regulado por el Ministerio; la interconexión entre desaladoras y un precio social para el agua desalada, así como la necesidad de un gran Pacto Nacional del Agua.

López Miras hizo patente desde el día de su toma de posesión como presidente de la Comunidad su compromiso en la búsqueda de soluciones que sirvan para paliar la grave situación que atraviesan regantes y agricultores ante la falta de agua. Así lo trasladó a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Igualmente, su primera reunión oficial como jefe del Ejecutivo regional fue con el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo Segura (Scrats), Lucas Jiménez.