La Verdad

Cae una banda que cultivaba 'maría' en varios puntos de la Región para exportarla a Europa

La plantación de 'maría' tras ser arrancada.
La plantación de 'maría' tras ser arrancada. / CNP
  • Un total de 26 personas fueron detenidas tras llevar a cabo 13 registros en Murcia, Alcantarilla, Molina de Segura y Fortuna

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a veintiséis personas como presuntos autores de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, defraudación de fluido eléctrico y tenencia ilícita de armas.

Durante los últimos meses la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Jefatura Superior de Policía Nacional en la Región de Murcia, detectó un aumento de plantaciones de marihuana por parte de particulares quienes suelen alquilar naves industriales o inmuebles situados en zonas rurales con el único fin de establecer una infraestructura destinada al cultivo y posterior venta de la sustancia estupefaciente. El aumento de estas plantaciones clandestinas triplicó las intervenciones policiales.

Las últimas operaciones llevadas a cabo por la Policía Nacional pusieron de manifiesto que no se trata de particulares que plantan droga en una maceta para consumo propio sino que se trata de verdaderas plantaciones e invernaderos para la producción de marihuana a gran escala, gestionadas por bandas organizadas, lo que supuso un verdadero auge de este tipo de droga por su coste, su accesibilidad y su baja repercusión penal al estar considerada como una droga que no perjudica gravemente la salud.

La Policía Nacional incrementó sus contactos con asociaciones de vecinos y empresas suministradoras de fluido eléctrico – las plantaciones clandestinas de marihuana suelen conllevar un elevado consumo de electricidad y defraudación de fluido eléctrico – al objeto de localizar y desarticular tales focos de cultivo.

A principios del pasado mes de enero se inició una investigación sobre una organización asentada en Murcia y en localidades próximas como Molina de Segura, Las Torres de Cotillas, Fortuna y Jumilla.

Las distintas indagaciones llevadas a cabo por agentes policiales pusieron en evidencia que se trataba de un grupo criminal dedicado al cultivo de marihuana para su posterior exportación a países de Europa. Sus miembros son personas ya veteranas en el tráfico de drogas detenidas en ocasiones anteriores por iguales hechos.

Contactos con organizaciones extranjeras

Los máximos responsables de la organización no sólo se dedicaban a explotar plantaciones de marihuana, también financiaban la instalación de medios técnicos necesarios en las plantaciones. Igualmente mantenían los contactos personales con los miembros de organizaciones criminales extranjeras que iban a adquirir esta sustancia estupefaciente.

Las distintas medidas de investigación permitieron localizar la situación de los inmuebles donde la organización tenía instaladas las plantaciones; las viviendas que servían de lugar de limpieza y extracción de los cogollos; los lugares de almacenaje para su posterior distribución a países de Europa.

Los cabecillas, como consecuencia de las detenciones que sufrieron con anterioridad, habían extremado sus medidas de seguridad con la única finalidad de dificultar una posible investigación.

Trece registros y más de 70 efectivos policiales

Este miércoles pasado se realizó un despliegue policial en el que intervinieron más de setenta efectivos policiales para llevar a cabo 13 registros en Murcia y otras localidades como Alcantarilla, Molina de Segura y Fortuna. Han sido al final 26 las personas detenidas, todos de nacionalidad española con edades comprendidas entre los 19 y los 56 años; 22 han pasado este viernesa disposición judicial (19 en Murcia, 1 en Molina de Segura, 2 en Cieza). Entre estos arrestados, dos de ellos ya tenían ejecutorias de ingreso en prisión por hechos de distinta naturaleza.

Quedaron desmanteladas 5 plantaciones y se incautaron 78 kilogramos de cogollos y 2.000 plantas de marihuana. Se intevinieron 12 vehículos, 3 armas de fuego cortas; 50 cartuchos de 9mm; 3.000 euros; 343 focos; 34 aparatos de aire acondicionado; 315 transformadores; 14 ventiladores; 13 filtros; 18 teléfonos móviles y diversa documentación.

La investigación fue desarrollada por el Grupo de Estupefacientes de la UDYCO junto con miembros de las Comisarías de Cartagena, Lorca y Molina de Segura, contando con Guías Caninos y la Policía Científica todos ellos pertenecientes a la Jefatura Superior de Policial Nacional de la Región de Murcia.