La Verdad

Cs permitirá que Miras sea presidente con el deseo de influir en su gobierno

Miguel Sánchez y Víctor Martínez, ayer, en la Asamblea.
Miguel Sánchez y Víctor Martínez, ayer, en la Asamblea. / J. M. R./ AGM
  • El partido naranja rechaza firmar un pacto con el PP aunque se abstendrá en la segunda votación de la investidura para dar «estabilidad» a la Región

Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs) demostraron ayer que en política hay contrasentidos con mucha lógica. Ambas formaciones descartaron firmar el acuerdo de investidura que perseguían desde hace dos semanas, lo que no impedirá al popular Fernando López Miras convertirse el próximo sábado en nuevo presidente de la Comunidad Autónoma en sustitución del dimitido Pedro Antonio Sánchez. Ello será posible gracias a la anunciada abstención de los cuatro diputados de Cs en el segundo pleno de investidura, previsto para ese día, previo apoyo de los veintidós parlamentarios populares a su iniciativa para eliminar los aforamientos. Dicha propuesta será debatida hoy en la Asamblea Regional, en el primer trámite para una reforma exprés del Estatuto de Autonomía que tardará meses en entrar en vigor.

El portavoz de Cs, Miguel Sánchez, confirmó que no habrá pacto por escrito, como ocurrió en junio de 2015: «El compromiso contra la corrupción del PP no es creíble», aseguró. En su opinión, es imposible firmar nada con un partido que rechaza la primera condición impuesta: la dimisión de los cargos públicos y electos que sean llamados a declarar por un juez como investigados. «Ese punto, que refleja la lucha contra la corrupción, es un obstáculo infranqueable para el PP», insistió. Por ello, votarán en el primer pleno de investidura, mañana, contra la candidatura de López Miras, aunque en el segundo del sábado protagonizarán una «abstención técnica» que bastará al candidato para ser nuevo presidente de la Región de Murcia con los veintidós votos de su grupo parlamentario.

El PP, contra los aforados

Sánchez dijo que actuarán así «por responsabilidad, estabilidad y gobernabilidad», siempre que el PP vote hoy -como ya ha anunciado que hará- a favor de suprimir los aforamientos de diputados y consejeros de la Comunidad.

Que no haya pacto de investidura es lo más favorable en estos momentos a los intereses de los dos partidos que estaban tratando de alcanzarlo. Por un lado, el PP podrá seguir protegiendo en la Asamblea a Pedro Antonio Sánchez, que no se verá obligado a renunciar al acta que, por ahora, le mantiene aforado. Por su parte, Cs podrá seguir haciendo oposición sin temer que un posible archivo de las causas judiciales del expresidente en las próximas semanas se le vuelva en contra.

Los populares están satisfechos: «Hemos cumplido nuestro objetivo. López Miras será presidente el próximo sábado sin que hayamos tenido que ceder por conseguir un gobierno a cualquier precio y se respeta el resultado de las urnas», reconoció su portavoz, Víctor Manuel Martínez. Los dirigentes de Cs también lo están. Son conscientes de que sin los límites de un documento de gobernabilidad pueden seguir influyendo en el nuevo Ejecutivo, durante los dos años que quedan de legislatura. Pretenden guiarlo en sus iniciativas para rebajar impuestos, implantar más medidas de reactivación económica y, sobre todo, cumplir los Presupuestos de 2017 en todo lo relativo a los municipios. Además, ya 'vende' a nivel nacional que ha sido capaz de forzar la dimisión de un presidente y de iniciar la eliminación de aforados en un parlamento regional.