La Verdad

Andrea Tovar.
Andrea Tovar. / Martínez Bueso

«Necesitamos voces que desmientan los clichés sobre los 'millennials'»

  • Andrea Tovar Ganadora del Concurso de Relatos Cortos de Camargo

El centro cultural La Vidriera acogió la entrega de los premios del XXIV Concurso de Relatos Cortos de Camargo (Cantabria), que ha ganado la joven bloguera murciana Andrea Tovar con 'Encontrar la vocación'. Andrea mantiene también un blog sobre actualidad, titulado 'Querido Millennial', en laverdad.es, donde le gusta contar, tras una cuidada observación de la realidad, lo que a ella le gustaría leer. «Esa es la base de mi proceso creativo», asegura, y añade que ya tiene preparada su primera novela.

El relato premiado se titula 'Encontrar la vocación'. ¿Cuál es su auténtica vocación?

Creo que la de contar historias. Me gusta captar la esencia de las personas, la importancia de los acontecimientos. La manera de hacerlo que me resulta más natural es la escritura, pero por lo visto soy muy cinematográfica cuando escribo, así que no descarto otras vías.

¿Cómo se le ocurrió la idea de escribir este relato?

Me interesan mucho los conflictos internos, las desgracias que surgen de la falta de comunicación entre personas cercanas que se quieren. Me senté delante del ordenador y esta familia tomó forma por sí sola. Juro que no sabía qué iba a pasar en el relato hasta que lo terminé.

¿Qué supone para usted la concesión de este premio?

Un empuje tremendo, increíble. De hecho, en la ceremonia dije unas siete veces la palabra increíble. Parecía Bisbal en 'Operación Triunfo'.

¿Se ha presentado a otros certámenes literarios o es el primero?

Este es el primer certamen al que me presento desde que me tomo esto más en serio. Hace unos años quedé finalista en uno más modesto, de la UNED, con el relato 'Maravilandia'. De momento, esos dos son los únicos en los que he participado, pero ya estoy preparando los siguientes.

¿Le gustaría convertirse en una escritora de éxito?

Si el éxito equivale a autonomía literaria y holgura económica, claro que sí. Me encantaría poder vivir de esto y tener un público afín que se sienta identificado con lo que cuento, pero no querría llegar al punto de sentirme tan presionada que no pudiera escribir con libertad.

¿Cuál sería el 'post' de sus sueños, el que le encantaría escribir algún día?

Me encantaría escribir un 'post' sobre la apertura de puertas a los jóvenes en el mundo laboral. Y también sobre la mejora de condiciones para nosotros: oportunidades, salarios... El fin de la explotación más recurrente -y tolerada, extrañamente- de nuestros días.

Usted propone un blog, 'Querido Millennial', en laverdad.es, ¿qué encontrarán los lectores en sus páginas?

Encontrarán muchos temas de actualidad, vistos desde la perspectiva de una persona entre veinte y treinta años. No somos como nos pintan y creo que es importante que haya voces que desmientan los clichés sobre los 'millennials' [Así conocen algunos a los nacidos a comienzos de la década de los años ochenta del pasado siglo].

¿Cuáles son sus autores literarios favoritos y por qué razones?

Como referentes atesoro dos: John Fante, del género realismo sucio, que murió sin pena ni gloria y ahora se le redescubre gracias a Bukowski; y Ben Brooks, quien nació en 1992. Ambos comparten frescura y claridad en el lenguaje, la capacidad de tocar la fibra y hacerte reír o llorar -de verdad, en voz alta- y una visión del mundo única.

¿Lleva algún otro proyecto profesional entre manos?

Estoy moviendo por las editoriales mi primera novela, 'Caosmos', y también tengo por delante un calendario de concursos que he seleccionado para presentarme. Estoy feliz de que la escritura suponga por fin una actividad diaria y tome múltiples formas: relatos, cuentos, ensayos, artículos, novelas...

¿En qué se inspira antes de escribir un 'post'?

Suelo escribir de cosas que me han perseguido toda la semana. Supongo que plasmo las reflexiones que surgen de conversaciones, de documentales o series, de experiencias personales. Observo y cuento lo que a mí me apetecería leer. Esa es un poco la base de mi proceso creativo.