La Verdad

Flechazo en el tranvía

video

Sergio Moreno, ayer, con el mensaje que ha pegado en varias paradas del tranvía. / VICENTE VICÉNS / AGM

  • Un joven de Blanca pega carteles por Murcia para localizar a una chica de la que se enamoró al regresar a casa el día del Bando de la Huerta

El tranvía. Espacio de agobios en hora punta, de esparcimiento para la lectura, de repaso de apuntes en el camino a un examen, de locura en días de fiesta y... ¿de flechazos? El pasado 18 de abril, día del Bando de la Huerta, muchos fueron los jóvenes que se decantaron en Murcia por utilizar este medio de transporte público para evitar el coche. Uno de ellos se fijó especialmente en una chica, «de pelo oscuro y corto», a la que ahora busca por toda la ciudad.

Sergio Moreno García, un joven de Blanca de 23 años, trata de localizar desde hace una semana a la persona que le hizo 'click' la noche del Bando, a las 22.20 horas, en el tranvía. Ha colgado su carta en distintas paradas de la ciudad de Murcia, incluida la de la plaza Circular, lugar mágico donde todo comenzó. Era la primera vez que venía a esta fiesta.

Al principio se «cruzaron las miradas», recuerda. No le pareció que «estuviera animada por la fiesta, no hablaba ni con sus amigas que la acompañaban». No obstante, ellas se bajaron en la Senda de Granada y la chica se quedó en el tren, sola. Pese a los gestos que el joven le hizo para que bajara con él, ella no reaccionó. Por ello, tras comentárselo a una amiga, comenzó con la búsqueda a través de los carteles al día siguiente. «No es la primera vez que busco a una persona de la nada», asegura. Y señala que le compensan las molestias ocasionadas por las numerosas llamadas que está recibiendo, al publicar su teléfono, porque quiere conocerla pese a su carácter habitualmente retraído: «Soy una persona tímida, no suelo hablar con gente que no conozco de nada». Con ella fue diferente, un enamoramieto instantáneo que le ha empujado a buscarla de esta forma: con decenas de carteles por toda Murcia. Espera que le llame y por eso le manda este mensaje: «Me gustaría demostrar que soy una persona cariñosa, levantarle la moral y hacerla feliz». Y seguirá esperando la llamada «porque la esperanza es lo último que se pierde».

«Ojalá te hubiera tendido mi mano. Solo quería sacarte una sonrisa y llevarte a cenar», explica en el cartel. Una cena que ya se ha ofrecido a sufragar Estrella de Levante, que se ha comprometido a pagar una velada «a la altura de esta fantástica aventura». De momento, solo los medios de comunicación han marcado su número, llamadas que poco le interesan a este joven blanqueño. Él sigue esperando que 'la chica del tranvía' haga sonar su teléfono y vibrar su corazón.