La Verdad

Falsearon 50.000 recetas para hacer la droga 'karkubi' con benzodiacepinas

Dos agentes, registrando el vehículo de uno de los sospechosos.
Dos agentes, registrando el vehículo de uno de los sospechosos. / LV
  • Una operación conjunta de Policía y Guardia Civil detecta gran número de formularios manipulados en la Región; hasta ahora han sido arrestados 18 miembros de la trama

En dos años lograron falsificar unas 50.000 recetas con las que compraban benzodiacepinas, que posteriormente vendían de forma ilegal en Marruecos y que se empleaban para elaborar una peligrosa droga llamada 'karkubi'. La Guardia Civil y la Policía Nacional han arrestado a 18 individuos implicados en la manipulación de recetas y en la adquisición y venta ilegal del citado medicamento, por lo que se les imputa un delito contra la salud pública, pertenencia a organización criminal y falsedad documental.

El principio activo de la benzodiacepina se utiliza para elaborar una droga conocida como 'karkubi', consumida en los barrios y estratos sociales más desfavorecidos de Marruecos. Los efectos que genera esta mezcla pueden ser demoledores: alucinaciones, conductas psicopáticas y actitudes que pueden llevar a automutilaciones.

La Región de Murcia es una de las once autonomías en la que los investigadores han detectado «cantidades importantes de recetas falsificadas», según confirmó ayer el Ministerio del Interior en una nota.

La investigación arrancó en Cádiz. En abril de 2015, la inspectora de Farmacia de la Delegación Territorial de Cádiz, a raíz de una inspección en una farmacia, comprobó un aumento en la falsificación de recetas médicas privadas para obtener un medicamento que contenía clonazepam como principio activo, por lo que decidió alertar a la Policía Nacional. Solo cuatro meses después, en esta misma provincia, la Guardia Civil recibió la denuncia de un psiquiatra-psicoterapeuta, que detectó que se estaba haciendo uso de recetas privadas del Colegio de Médicos de Cádiz, empleando su nombre y número de colegiado, con el objeto de obtener un medicamento del grupo de las benzodiacepinas.

La Benemérita también constató que había recetas falsificadas en Sevilla, Granada y Almería. Ambos cuerpos iniciaron sendas investigaciones y, tras recabar los primeros datos, cruzaron la información en el Centro de Inteligencia Contra el Terrorismo y Crimen Organizado (CITCO) y se acordó proseguir las pesquisas de forma conjunta.

Una vez elaboradas las recetas falsas, adquirían las pastillas a través de pasadores en oficinas de farmacia de prácticamente todo el país y, en ocasiones, las distribuían ocultándolas en dobles fondos habilitados en el motor de vehículos. Ambos cuerpos también corroboraron que esta práctica ilegal se había extendido prácticamente a todo el territorio nacional.

Las recetas falsas se emitían en Murcia, Extremadura, Valencia, Castilla-La Mancha, Madrid, Galicia, La Rioja, Cantabria, Castilla y León y en la ciudad autónoma de Ceuta. Mientras tanto, la mayoría de las personas que adquirían los medicamentos eran vecinos de Algeciras (Cádiz) y Ceuta.

Análisis minucioso

Una vez establecido el 'modus operandi' y después de analizar minuciosamente la información, la Policía Nacional y la Guardia Civil lograron identificar a los denominados pasadores. Estos se encargaban de entregar las recetas falsificadas en las farmacias para adquirir la benzodiacepinas ilegalmente. De forma que los investigadores procedieron al arresto de los 18 integrantes de esta organización.

El principio activo que comercializaban se empleaba para elaborar 'karkubi' y posteriormente esta sustancia se vendía por entre 2,50 euros y 10 euros, en función de la cantidad que se adquiriese. Por lo general, se suele consumir en forma de pequeños comprimidos y normalmente se mezcla con otras sustancias como el alcohol y el hachís para multiplicar sus efectos.