La Verdad

En búsqueda de la igualdad

  • Entrevista a María Sánchez Galdó, socia directora de Just Talent; y a Olga García Saz, directora territorial Levante de BMN

¿Qué papel juega la mujer en el aumento de la productividad empresarial? ¿Cómo influye el liderazgo femenino dentro de la empresa? ¿En qué punto se encuentra la aplicación de las políticas de igualdad de género y de conciliación laboral? ¿Qué más es necesario para alcanzar la igualdad real? Son algunas de las preguntas a las que pretende dar respuesta Gestionando Talento, el primer foro sobre liderazgo femenino organizado por 'La Verdad'. El encuentro, patrocinado por BMN y que cuenta con la colaboración del Gobierno regional, tendrá lugar mañana, de 9.15 a 13.30 horas, en el Aula de Cultura de Gran Vía, en Murcia.

Por las páginas de este periódico pasarán estos días algunas de las protagonistas del encuentro: directivas, encargadas de las ponencias, que darán su opinión sobre los pasos que quedan por andar hacia una mejor conciliación laboral y una igualdad real. Las jornadas serán inauguradas por la directora general de Mujer, Alicia Barquero, y contarán con una amplia representación de empresarias de la Región.

María Sánchez : «Es importante modernizar los criterios de productividad vinculados a la presencia»

María Sánchez.

María Sánchez.

Licenciada en Derecho por la Universidad de Granada, María Sánchez Galdó es socia directora de Just Talent, una firma que ayuda tanto a empresas como a personas a descubrir su talento y a conectar con sus metas y valores.

-¿Cuáles cree que son las claves para gestionar el talento?

-Tres, principalmente. Definir en primer lugar qué significa talento para cada organización. El talento técnico se posee, pero las variables críticas de talento se refieren a la alineación con la cultura y los valores de la organización y el compromiso que ello implica. A partir de ahí, el segundo aspecto crítico es identificar en base a criterios objetivos las personas con mayor nivel de contribución en ese sentido y es ahí donde es importante implantar sistemas rigurosos de valoración de desempeño que midan un conjunto de variables más allá de la consecución de objetivos en un momento dado. Finalmente, recomiendo asegurar la implantación de medidas que favorezcan su visibilidad, promoción y/o desarrollo con nuevos retos profesionales que les permitan aportar lo mejor de sí mismos y evite su posible frustración.

-¿Existe mucho talento desaprovechado en las empresas?

-Existe talento desaprovechado en la medida en que, en muchas organizaciones, existen aún sistemas muy subjetivos, poco homogéneos y poco profesionalizados para analizar la real contribución de sus equipos. A ello se une la toma de decisiones percibidas como poco coherentes por las personas de la organización, por lo que el talento, o bien valora una salida, o disminuye sus niveles de contribución. El talento se evidencia principalmente ante nuevos retos que impliquen salir de la zona de confort, por lo que es importante generar esas nuevas oportunidades y, además, asignarlas con criterios claros y justos.

-¿Qué cree que aporta el liderazgo femenino a la empresa?

-El liderazgo femenino, tanto como el masculino, aporta complementariedad y la posibilidad de conjugar diferentes visiones y estilos, siempre y cuando tanto unos como otros sean profesionales cualificados, conscientes de su impacto en la organización. Concretamente, el liderazgo femenino aporta creatividad a la hora de enfrentar situaciones, un enfoque diferente en la gestión de las relaciones interpersonales, una manera diferente de entender las necesidades de clientes y consumidores, y unos niveles de autoexigencia y compromiso muy elevados con el proyecto de empresa.

-¿En qué aspectos hay que mejorar para una mayor incorporación de la mujer a los puestos directivos de las empresas?

-Es un tema complejo. Es necesario seguir trabajando en la implantación de la legislación y establecer medidas que recompensen o sancionen la no aplicación de la misma. Pero mucho más importante aún es impulsar un cambio de conciencia individual (tanto para hombres como para mujeres), familiar y educativa que modifique la asunción de roles tan perpetuados en nuestra sociedad. En tercer lugar, sería importante modernizar los criterios de productividad actuales muy vinculados a horas de presencia.

-¿Cree que en el mundo empresarial subsisten aún códigos masculinos?

-Rotundamente sí en la medida en que son los hombres los que hoy ocupan los niveles de alta dirección. Aunque muchos de ellos utilizan criterios estrictamente profesionales a la hora de juzgar el trabajo de sus equipos, no se extiende a todos los casos. El tejido empresarial español más importante es de pymes, donde el 90% de los directores generales son hombres. Cuanto más global e internacional es la organización, menos se aplican dichos códigos. Para llegar a esos niveles, muchas mujeres 'imitan' en cierto sentido los estilos de conducta de sus colegas varones, y en ocasiones, los aplican con sus colegas femeninos.

Olga García Saz: «El perfil del directivo actual se asocia perfectamente con las cualidades de una mujer»

Olga García Saz.

Olga García Saz.

Olga García, licenciada en Económicas y Empresariales por la Universidad de Navarra y máster en Gestión de Patrimonios, entró en Cajamurcia hace 17 años como directora de la oficina de Cabezo de Torres. Hoy es miembro del Comité de Dirección de la entidad y directora territorial de BMN para la zona de Levante.

-¿Cómo puede influir el liderazgo femenino en la empresa?

-La mujer tiene una serie de capacidades -sensibilidad emocional, empatía, creatividad, adaptación al cambio, capacidad de gestión de equipos, etc- que redundan muy positivamente en la empresa, generando un buen ambiente de trabajo y un mayor rendimiento de los equipos. El perfil del directivo que se requiere en la actualidad, cuando son tan importantes las comunicaciones, el manejo de información, la gestión del tiempo, el trabajo en equipo y las relaciones entre las personas, se asocia perfectamente con las cualidades de una mujer, con el modelo de liderazgo femenino.

-¿Qué trabas existen para que la mujer acceda a más puestos de responsabilidad?

-Todavía existen muchas barreras que hay que eliminar, cuyas principales causas están en la cultura de organización y en los deberes familiares de la mujer. Algunas empresas están perdiendo capital humano, que ha ido formando antes de llegar a ocupar puestos con poder de decisión, porque existen prejuicios sexistas en el lugar de trabajo y en las prácticas de contratación. La cultura empresarial, pese a los avances, continúa siendo predominantemente masculina, y las mujeres siguen teniendo que hacer un esfuerzo extra para acceder a los puestos directivos. Es cierto que parte de la responsabilidad recae en las propias mujeres porque, algunas veces, analizan el reto en exceso y evitan el trabajo por miedo al fracaso o a la carga adicional que impondrá a su vida familiar, y se autoexcluyen de las oportunidades debido a sus propias percepciones sobre lo que se espera de ellas o sobre sus propios niveles de confort.

-¿Qué medidas se podrían poner en marcha para acabar con esos impedimentos?

-Las empresas deben comprometerse al más alto nivel a apoyar a las mujeres que ocupan cargos directivos, asumiendo compromisos con el liderazgo y el progreso de este colectivo y reflejándolos en las políticas de la empresa. Las compañías que se comprometen con el liderazgo femenino, eliminando barreras y proporcionando programas de apoyo como 'mentoring', ayudan a cambiar las percepciones, acabando con los prejuicios sexistas.

-Algunos estudios han concluido que los equipos de trabajo paritarios son más productivos y elevan los beneficios empresariales. ¿Qué opina al respecto?

-Estoy de acuerdo, no tanto en lo paritario, sino en lo diverso. Considero que las empresas que tienen equipos diversificados de hombres y mujeres consiguen una mayor productividad, una mayor fidelización del personal y un mayor acceso al talento. Las empresas que contratan personas -teniendo en cuenta que el talento no tiene sexo- y que crean, con una buena estrategia, equipos mixtos para fomentar la creatividad, obtienen mejores resultados, fundamentados en la comunicación, el trabajo en equipo y la innovación creativa.

-¿Cree que el Gobierno debe incentivar a las empresas con esos equipos directivos mixtos?

-El Gobierno tiene que incentivar el acceso del talento en las organizaciones, y puede desempeñar un importante papel a la hora de conseguir que haya más mujeres en equipos directivos con una legislación que regule políticas de conciliación en general. El Gobierno debe dar facilidades para compartir la baja por maternidad, fomentar leyes que protejan a las mujeres de la discriminación en el lugar de trabajo y revisar las normas que pudieran tratar a las mujeres de forma distinta a los hombres. En nuestro país aún hay una gran distancia entre la igualdad legal y la igualdad efectiva.