La Verdad

Cae en una semana el cuarto grupo especializado en desvalijar viviendas

Un policía tumba la puerta de una de las viviendas registradas con la ayuda de un ariete. :: cnp
Un policía tumba la puerta de una de las viviendas registradas con la ayuda de un ariete. :: cnp
  • La Policía Nacional arresta a siete jóvenes acusados de saquear casas y gastar el botín en discotecas y salones de juego

Ya suman cuatro los grupos especializados en desvalijar casas que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado han desmantelado en la última semana en la Región. El más reciente, una banda, desarticulada por la Policía Nacional, que presuntamente se encuentra detrás de numerosos asaltos a viviendas, principalmente de Murcia y Lorca, a las que entraban escalando o con el método 'bumping' -basado en la utilización de llaves maestras-.

Seis de sus siete presuntos miembros eran jóvenes, de entre 20 y 27 años, y de nacionalidad española y magrebí -hay un séptimo arrestado de 36 años-. Todos ellos llevaban un elevado nivel de vida y gastaban supuestamente el dinero que lograban con sus golpes en las discotecas y salones de juego de la Región. Lugares donde, además, los sospechosos se reunían para preparar nuevos asaltos. Cuatro de los siete detenidos ingresaron en prisión provisional.

Los supuestos miembros de esta organización, que contaban con antecedentes por otros robos, solían desplegar el mismo 'modus operandi' en todos sus asaltos. Según precisaron fuentes policiales, los acusados o entraban en las casas a través de una ventana o utilizaban la técnica del 'bumping', consistente en desbloquear los cilindros de la cerradura de la puerta principal.

La banda tenía una organización bien estructurada. Cada uno de los miembros jugaba un papel importante. Mientras algunos de ellos se encargaban de elegir la vivienda que asaltarían, otros vigilaban esta para estudiar las rutinas de sus propietarios y otros ejecutaban el asalto. Algunos de los arrestados, precisaron las fuentes, tenían supuestamente la función de colocar los objetos sustraídos en el mercado negro.

En los cuatro registros domiciliarios fueron hallados extractores de bombines, alicates, diferentes llaves maestras, patas de cabra, destornilladores y guantes. Además, los agentes decomisaron cuatro vehículos, dos de ellos de gran cilindrada y con un valor gran económico -en torno a 70.000 euros-.

Los investigadores del grupo de Delincuencia Especializada del Cuerpo Nacional de Policía también halló en uno de los domicilios un mono, de raza tití, sin documentación alguna. A su propietario se le imputa, asimismo, un presunto delito contra la fauna y la flora.